Header

Protagonistas banenses de leyendas

Banes es uno de los territorios de Cuba que se ha caracterizado por la enorme cantidad de personajes autóctonos, que han caminado durante años por sus campos y por las calles de la ciudad, menos y más concurridas, y que han dejado un recuerdo en la memoria de los habitantes de esta parte del territorio oriental del país.

Los más ancianos recuerdan al famoso bandido “Bartolito”, el cual azolaba este terruño y que según contaban los Dumois, se había alzado en armas para combatir a los norteamericanos y prometía dejar de empuñarlas cuando estos se fueran del país.

Ya en la república, otros ocupaban los comentarios cotidianos de los banenses como “Mongolote”  y “Juan el Baquero”, y así pasaban a formar parte de la memoria de una región diversa en cultura y en política, empapada en guarapo y miel de caña.

En las décadas de los años 50 hasta el 90 del pasado siglo y en lo que va del actual, surgieron nuevos personajes que al caminar del tiempo hilvanaron historias, como “Luis Bobera” y “Morocha”, el que llevaba a su esposa siempre montada en la carretilla; “Lulú” quien cantaba y bailaba el charlestón como una profesional; “Pata de Muelle”, pidiendo por las casas; “Omar, el loco” y su popular frase de “niño”.

También se puede recordar con agrado a otros personajes, como aquel a quien no se le podía mencionar la palabra “ahora”, porque formaba tremendo berrinche; a “Tío Mongo” o “Mongo la Bendición”, quien te decía, cuando tú lo solicitaba tres veces, una palabrota que hacía sonreír a la gente. “Carmen la Loca” siempre estaba barriendo el portal de su vivienda y pronunciando su discurso al vecindario; “Chuchi”; “Sayo”; “Darío”, quien se comunica con el sol y “Pastor”, el constructor de un millar de pozos. Estos dos últimos están vivos aún.

De estos, el más ilustre de ellos fue sin dudas Sayo, una mujer de extraordinaria imaginación que sabía desdoblarse de acuerdo a las circunstancias. Un día aparecía uniformada de miliciana, lista para cumplir con su guardia en la Defensa Civil, otro con su bata de médico para consultar a pacientes imaginarios y pasar visita en los hospitales.

Cuando amanecía con el casco blanco de constructor cubriendo su cabeza iba a revisar las obras que se edificaban en el municipio. Sayo sabía un poco de todo. Bailaba excelentemente y cantaba, sobre todo aquel “calderito de tostar café” que convirtió en su melodía favorita.

En las reuniones,  asambleas o congresos municipales que se desarrollaran,  allí estaba ocupando su asiento y escuchando atentamente lo que decían. Era una persona que a pesar de su avanzada edad poseía una poderosa energía.

Protagonistas banenses de leyendas, cada cual con su característica diferente, fueron dejando sus historias a través del paso inexorable del tiempo y perduran en la memoria de los residentes de esta localidad que les recuerda con nostalgia y cariño.

Sayo, uno de los más ilustres personajes banenses
Chuchi dejó sus historias en su tránsito por la ciudad
Más de mil pozos dicen Pastor que construyó en el territorio banense, implantando un récord en ese tipo de obra.
Comunicándose con el sol encontramos a Darío en    
 cualquier calle de Banes

Alberto Santiesteban Leyva

Colaborador de la Emisora Radio Banes, una cátedra del periodismo banense.

2

  1. Excelente artículo hermano, usted como siempre, dándonos clases magistrales de periodismo en cada obra suya… de todos esos personajes recuerdo a Sayo en mi andar de año y medio por esa tierra… felicidades a todos los trabajadores de Radio Banes, una gran emisora donde aprendí mucho de todo, donde viví momentos inolvidables…

  2. GRACIAS RADIO BANES POR COMPARTIR NUESTROS RECUERDOS,CONICI A LUIS BOBERA Y LA MOROCHA,PATA DE MUELLE,SIEMPRE ANDABA POR EL PUENTE,OMAR EL LOCO,LE PEDI MUCHAS VESES LA BENDICION A TIO MONGO,,CHUCHI,A NUESTRA QUERIDA E INOLVIDABLE SAYO, TAMBIÉN RECUERDO A FUTUTO MANIGUETAjjj,EL HOMBRE SIN PATAS,GILVER EL BOBO,PEPITO, CHICHA CUTIRI Y FELO YARDO TAMBIÉN A LOLO PESTE A CHIVO,CUANTOS RECUERDOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

19 − trece =

Audio Real