Educación en todas partes


1 1 j 1

Yarianna es una niña de siete años, pionera de la escuela primaria José Armando Tamayo Molina, de la localidad de La Juba, en el municipio de Banes, ubicado al norte de la provincia de Holguín. Cursa el quinto grado y a pesar de la distancia entre la escuela y su hogar, día a día asiste puntual a recibir uno de los mayores tesoros de la humanidad: el conocimiento. Su mamá Iraida cuenta su experiencia.

“Ella viene en su caballito desde los seis añitos, cuando llega a la escuela el maestro la desmonta y lo muda, para el regreso el maestro la acomoda también y la envía para la casa. Estamos muy emocionados con ver la escuela cómo la tenemos totalmente reparada”.

Hasta esta zona rural del territorio banense llega la educación, porque en Cuba por más de 50 años es una premisa extenderla hacia todos los rincones de la Isla. Esta historia es parecida a la de muchos niños cubanos, al igual que la de este maestro Idael Ricardo Leyva.

“En la escuela tenemos alumnos de primero, segundo, tercero y sexto, las clases se dan juntos con grado multígrado complejo, la jornada es agotadora pues los ñinos contantemente solicitan nuestra ayuda, pero estamos aquí para educar y enseñar hasta que la voluntad nos lo permita. Nos sentimos muy contentos, entusiasmados con esta escuela tan linda, es la prueba de que la Revolución no se olvida de los lugares recónditos, ahora nos toca la tarea más dificil: cuidar esta obra que la Revolución puso en nuestras manos”.1 1 j

Yarianna, al centro, es una de las alumnas de esta escuela. Fotos de la autora.

Cuando le pregunté por Yarianna, orgulloso comentó que “la niña vive a tres kilómetros y desde el primer grado viene en la yeguita y a pesar de que vive distante del centro, nunca ha llegado tarde y viene todos los días. Su hemanito, que ahora está en octavo, también lo hizo de la misma manera; por eso es que a la yeguita la llamamos La Educadora, pues trasporta a los niños desde su casa, y lo trae sin ninún problema”.

Tal vez algún día la pequeña Yarianna sea la maestra de esta escuela, o la doctora de la comunidad; sé que su futuro estará en correspondencia con sus sueños y la determinación y el deseo de estudiar que le acompañan desde sus siete años de edad.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar