“Sin el Oasis no puedo vivir”


4 f b 1

Existen profesiones que marcan la vida para siempre porque se vuelven parte indispensable de la existencia, así ocurre con Sonia Rodríguez Silva quien lleva 27 años trabajando en el sector de Comercio, Gastronomía y los Servicios, pero actualmente es la jefa de alojamiento del motel Oasis, en el municipio de Banes, perteneciente a la nororiental provincia de Holguín, quien refiere que “esta institución es mi casa y a ella le debo los mejores años de mi vida.”

“Yo escogí esta profesión porque me gustó mucho, desde siempre he sentido que estoy enamorada de ella porque no la cambiaría por ninguna, yo comencé mi vida laboral a los 20 años, primero en Comercio, que es bastante complejo y lindo a la vez, después pasé a Gastronomía y ahí decidí quedarme un tiempo. Cuando llegué al motel Oasis me dije que este era el centro laboral en el cual iba a retirarme porque me encanta mi trabajo y el colectivo laboral de aquí”.

Esta banense siente que este pequeño paraíso de nuestro territorio es suyo y así lo demuestra su rostro emocionado cuando cuenta que “en el Oasis he trabajado como carpetera, recepcionista y hace 12 años que soy la jefa de alojamiento, labor que realizo con dedicación y amor porque verdaderamente a mí el tema de los servicios me apasiona porque trabajamos para el pueblo y por el pueblo, hay que nacer con ella”.

Pero los logros de Sonia también se deben a su familia, porque ella es hija, madre y esposa y sobre ello expresa: “mi familia es todo para mí porque mis padres siempre me han ayudado en todo. Mi hijo y mi nieta son lo más importante. Mi casa está en la localidad de Esterito, allí soy delegada de circunscripción hace cuatro mandatos y desde ese pedacito también trato de dar lo mejor de mí porque sé que mis vecinos y los banenses en general me lo agradecen”.

Sonia también es candidata delegada a la Asamblea Provincial del Poder Popular, lo cual significa un orgullo para ella: “me siento llena de alegría por haber sido elegida para entrar en la candidatura, eso es para mi una emoción que no existen palabras para describirlas”.

Esta mujer es ejemplo en su centro laboral y su voz se escucha fuerte cuando algo anda mal; sin embargo, al preguntarle qué significa el Motel Oasis en su vida, dice que es todo “porque siento que me hace falta, sin este lugar mi vida no está completa porque yo trabajo aquí sin horario y hago todo lo que tenga que hacer. Sin el Oasis no puedo vivir”.

Trabajadores como Sonia son dignos representates del gremio del Comercio y la Gastronomía, que este 4 de febrero celebra su día, en homenaje a Fernando Chenard Piña, trabajador de esta rama caído en el asalto al cuartel Moncada, nacido el 4 de febrero de 1919.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar