Amor: un camino sin fin


21 f b 1

Algunos incredulos piensan que con el paso del tiempo solo quedan las historias pasadas y la experiencia, pero olvidan que la esperanza del comienzo de una nueva vida también toca las puertas del corazón y entonces el amor puede colmar de dicha a aquellos que hoy transitan por la tercera edad.

21 f b 3Así ocurrió con Felipe y Julia, dos abuelitos que fueron, según ellos, “flechados por Cupido” porque se enamoraron a primera vista. Julia refiere quen “cuando llegué al Hogar de Ancianos me sentía triste y sola, entonces escuché la risa de Felipe, que jugaba al dominó y saludaba con un titi a la enfermera. Su alegría me contagió y quise conocer al titi y cuando estuve frente a él me sentí como una adolescente, pues me enamoré. Nunca pensé que a los 65 esto me volvería a ocurrir.” Entonces sonrie y le brillan los ojos cuando habla, la voz se le llena de suspiros de solo pensar en él y revivir ese momento que fue inolvidable.

El amor no tiene edad, es ese sentimiento único que todo hace girar entorno a una persona y convertirla en el centro del mundo. Es entonces que se cree en los sueños y le agradeces al universo por conspirar para ti.

"Conocer a la mulata ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida, porque me ha llenado de felicidad cuando pensé que jamás este sentimiento volvería a llegar a mi corazón. Nuestra historia no es tan diferente como la de cualquier pareja de enamorados, cuando la vi por primera vez me dije que esa mulata era bella y tenía que ser mía y comencé a enamorarla, conversábamos mucho, nos hicimos amigos y de la amistad nació el amor, ahora no quiero estar lejos de ella y, aunque los dos estemos en sillas de ruedas, cuando estoy con ella siento que camino otra vez porque ella es mi acompañante en el camino de la vida”, expresa Felipe sobre el amor inmenso que, según él, le “colma el pecho”.

Dicen que cuando el amor se cuela travieso por las ventanas del alma se olvida todo, incluso el tiempo y espacio, poque el ser amado se vuelve el centro de tu mundo. Así ocurrió con Felipe y Julia, que hoy hacen realidad lo que sienten y demuestran a todos que el amor no tiene edad.21 f b 2

Para Felipe y Julia, el amor es un camino que no tiene fin. Fotos: Carlos García Matos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar