El amor también llama dos veces


12 8 b

Cuando el mejor de los sentimientos te embriaga de dicha, se olvidan los prejuicios. Entonces no importa nada, porque es imposible pensar con claridad, y esa persona especial se convierte en el centro de tu vida y hasta del universo. Los problemas de la cotidianidad se resuelven como “coser y cantar”. Con un abrazo y las palabras más simples encontrarás abrigo y seguridad.

Y es que amor llega cuando menos lo imaginas y en los lugares más insospechados. Así le ocurrió a Martha Rojas en la Casa de Abuelos “Alegría de vivir”, en el municipio de Banes.

“No pensé a mis años volver a enamorarme, pero me sucedió y debo confesar que me siento feliz como una adolescente. Cuando lo vi por primera vez, Sergio me pareció simpático, y despertó sentimientos en mí. Fueron nuestras conversaciones diarias las que lograron que cuando llegara a la casa por la tarde necesitara llamarlo porque extrañaba sus palabras.”

“Me costó admitirlo, pero un día desperté y supe con seguridad que lo quería y me di cuenta de que él también me quería. Entonces decidí contárselo a mi familia. Ahora Sergio es parte de mi familia y hemos pensado en casarnos y pensamos que sea aquí, en esta institución que nos permite tener mayor calidad de vida, pero también encontrar el amor”.

Es en estos momentos, en los que con el silencio de una mirada se entiende lo que parecía confuso, todo cobra su verdadero sentido porque aprendes que es necesario tener un hombro en el cual apoyarte, unas manos que entrelacen las tuyas, unas piernas que caminen junto a ti, unos ojos que te descubran el alma y, sobre todo, una persona que te diga al oído cuanto te ama. Esto me lo confirma Sergio Santos.

“Yo estaba solo, pero cuando llegué y encontre a Martha la vida se me lleno de luz y volví a creer en el amor. Para ella escribí poemas, cartas y hasta canté canciones, me sentí de quince otra vez, volví a sentirme vivo. Cuando fui a su casa me puse muy nervioso pues no sabía si su familia aceptaría nuestra relación, pero me alegro que todo haya salido bien y que me tengan cariño. Yo esperaré por Martha y le cumpliré todos sus sueños, porque ella es la mujer con la que deseo compartir los años que me quedan y creo que ella es lo que había esperado la vida entera.”

“Cuando el amor toca las puertas del alma cada instante es único y lo repasas como si vivieras en un filme de antaño, en el que aunque sea blanco y negro de pronto se vuelve rosa. Es aquí donde solo caben los finales felices, porque así es como se siente una pasión intensa, que logra que te enamores sin apenas saberlo, que te colma de alegría sin límites y que te hace sentir joven y fuerte, aunque no dejes de usar espejuelos y bastón”.

El amor es lo más sorprenderte que te puede suceder y se nutre de pequeñas cosas, aunque sea un simple te amo. Eso será lo más importante, no importa si eres un adolescente o alguien de la tercera edad.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar