Nuevas propuestas para condimetar mejor.

1

La Asociación Culinaria del municipio de Banes abrirá sus  puertas en el próximo mes de septiembre a nuevos cursos sobre diferentes temas que permitirán la superación profesional tanto de los estudiantes de gastronomía como de los trabajadores de este sector.


Maurico Rojas Quintana, representante de esta asociación en el territorio comenta que entre estas materias se encuentra cocina primer y segundo nivel, las especialidades de panadería y dulcería, salsa y lunche entre otras que posibilitarán que el pueblo banense pueda contar con profesionales preparados en el arte culinario que puedan brindar un buen servicio.


Además estos cursos tienen como objetivo capacitar con conocimientos necesarios y útiles a un trabajador gastronómico más competente en su labor diaria  y que pueda así ofrecer una atención especializada a los clientes. Esta preparación posibilitará que para los meses venideros exista una mayor fuerzalaboral que supla con las necesidades del territorio.


Producción y comercialización de productos del Agro en Banes.

1

Hay que acopiar paciencia cuando la mesa está “floja” y en el Mercado Agropecuario Estatal y   las tarimas “parten el alma”, como dice mi vecina cuando regresa agobiada de estos lugares, con la jaba casi vacía o con productos que no pocas veces dan grima.

Mucha más paciencia se requiere si tienes que acudir por obligación a los Mercados Agropecuarios de Oferta y Demanda (MAOD), donde los precios parecen “chistes”, si el asunto no fuera tan serio.

Para que eso no ocurra, y la mesa   banense esté servida a la usanza de nuestras tradiciones y al alcance de nuestros bolsillos, existe Acopio, puente por excelencia entre el surco y la tarima, el cual fue menospreciado —con cierta razón— porque tanto productores como directivos lo consideraban un intermediario ineficiente.

¿Pero cómo   va acopio en Banes?

En lo que   va de 2018 la intensa sequía que padece el municipio, con   una agricultura casi totalmente de secano, provoca que los acopios   no lleguen al 45 por ciento de lo programado, con   una caída de miles de quintales, especialmente en los granos y hortalizas aunque son también significativas las pérdidas en las viandas pese a la recuperación productiva del plátano vianda.

Esta  situación que desfavorece la comercialización se suma   el vía crucis de los acopios que parte de los   gestores   que no siempre calculan   bien a pie de surco, mientras en determinados   picos de cosechas como las del plátano, el mango     y la calabaza se pierden cantidades apreciables o llegan tarde a la red de mercados por insuficiencias en la   organización   o   la carencia de equipos de   transportación que cada vez son más escasos en un municipio que tiene que recorrer grandes distancias y caminos escabrosos.

Muchos productores se quejan de la falta de agilidad en los procesos de acopios, porque no entienden cómo las bases productivas hacen esfuerzos sustanciales para en medio de la situación adversa del clima producir entonces se pueden dar el lujo de rechazar producciones porque no estaban contratadas cuando se trata de que el pueblo tenga en la mesa lo que se requiere.

La transportación es   el otro gran problema del sistema de acopio en Banes. La entidad comercializadora en el municipio apenas cuenta con uno o dos carros en alta y otros pocos tractores los cuales tienen que recorrer amplias zonas, situación que se hace más compleja en picos de cosechas cuando la demanda es alta.

2

También existen desavenencias con los precios y la calidad tanto de entre los productores y acopio y este último y los consumidores. “El pueblo no se queja mucho del tamaño del producto, porque a veces un producto no es grande y es de primera calidad. Se indigna cuando un producto se deteriora y no se le baja el precio. También denuncia errores con el pesaje y las irregularidades con el vuelto.

Puede también ocurrir que permanezca tres días en el mercado y no haya que cambiarle el precio por baja calidad. Una calabaza y un boniato de buena calidad no tiene por qué mermar sus condiciones en un plazo breve, pero un mango y una frutabomba madura casi seguro que sí, y eso cambia o casi nunca cambia en Banes.

Cuando los mercados estatales tengan la variedad y cantidad de productos que tienen que tener, los otros no serán tan concurridos, a no ser para buscar exquisiteces y productos fuera de época. Porque los consumidores van a los MAOD cuando no existen buenos productos en los MAE”.

Allanar el camino de la comercialización de productos agrícolas en Banes debe ir parejo a las intenciones de alcanzar el autoabastecimiento territorial donde se prevé alcanzar las 30 libras pércapitas por habitantes. Ese es el reto...

“Veníamos del fondo del océano”. Esa fue la frase lapidaria con que comenzamos el diálogo con Nelson Concepción de la Cruz, director general de la Unión de Acopio, conocedor de la actividad porque la ha ejercido desde la base durante años.

De la Cruz confía en el renacer del organismo, a pesar de las limitaciones materiales que menguan su eficacia, la cual depende de una logística potente, y cuyos resultados se definen en gran medida a cielo abierto. Con mil y una adversidades a causa de factores climatológicos.

“El trabajo de los gestores es muy difícil. Ellos andan a pie grandes distancias. Estamos proponiendo que al menos los de la montaña tengan un mulo para moverse en esos parajes tan intrincados. Nos están apoyando bastante en la reanimación del sistema, por lo que pienso que habrá que dotar a estas personas de un medio de transporte, para que objetivamente puedan hacer su trabajo con eficiencia.

“Los gestores, además de acometer las labores mencionadas, deben reunirse con frecuencia para planificar el transporte de la semana, el envase que se requiere, el pago a los productores, y decidir dónde se van a comprar los productos: si en la nave mayorista o en el punto de compra. Definir si es Acopio el que busca el producto o si lo trae la cooperativa.

3

“Quiero resaltar que el proceso de contratación de la producción agrícola en el sistema de Acopio es muy importante, porque se legaliza a través de un contrato, que tiene como objetivo oficializar los acuerdos fijados entre ambas partes, aspectos relacionados con la cantidad de productos que se debe entregar, calidad, período de entrega, transportación, utilización de tipos de envases y formas de pago, entre otras cláusulas.

—¿Cómo revivir una estructura tan deteriorada?

Recordamos los andenes de algunas empresas importantes, incluso enclavadas en polos productivos, sin medios ni personal para estibar, con sus dirigentes bajo proceso de investigación por irregularidades en las entidades…

“El autoabastecimiento municipal nos está fijando retos para lograr las 30 libras per cápita a que se aspira. Para llevar esta tarea con seriedad se cuantificarán los productos que llegarán por el punto de venta estatal y los MAE. Trabajamos con el objetivo de que ese compromiso con el pueblo se cumpla y que todos nuestros envíos sean auditables, por lo que todo debe estar en factura.

Cuando los mercados estatales tengan la variedad y cantidad de productos que tienen que tener, los otros no serán tan concurridos, a no ser para buscar exquisiteces y productos fuera de época. Porque los consumidores van a los MAOD cuando no existen buenos productos en los MAE”.


Cuando comencé a quererte.

1

Nunca imagine que te adueñarías de mis pensamientos que sentiría temor de que me olvidaras en unos días o que simplemente decidieras emprender otro camino que te alejaría de mis abrazos.


Roystonea regia.

1

Son lindas. Así, simple y soberanamente. Ya sé que decir que el Maestro no se equivocó es casi una verdad de perogrullo, pero me es imposible resistir la tentación. Y es que equipararla con novias que esperan, ocupa uno de los puestos cumbres en mi selección de símiles de la lírica martiana.


Ella se alza así, como la novia cubana. Esbelta y erguida, silenciosa y digna, con las crines verdes flotando en el viento, brillando al Sol radiante que alumbra la Isla. Quizás muchas de estas novias que hoy miro, han visto la historia desfilar ante sus ojos.


Todo me viene a la mente cuando escucho a mi pequeño hablarme del árbol nacional. Parado frente a uno de esos ejemplares, en una escuela cercana, eleva la vista al penacho verde que ya se ha hecho familiar a su fantasía. No por gusto está en el Escudo, y le da nombre. Es Cuba toda en un tronco recto, como el camino que escogimos, y un penacho risueño, como lo somos todos y todas aquí. Los ojitos infantiles resbalan por la arquitectura de la planta, y tropiezan con la mirada de Martí. Y es que esta escuela es de las muchas que en Cuba asumieron la estética del Apóstol, y diseñaron sus plazas con una palma justo al busto del Héroe Nacional. Muchas de ellas en Banes han resistido embates de los ciclones, y han visto desfilar las planchas de zinc de los techos de las aulas, pero se han mantenido firmes, junto a la pequeña estatua. No se sabe quién ha cuidado de quien.


“¡Es Martí, mamá!”, me grita, y sé que en su memoria se unen en una dulce simbiosis los tres elementos: la palma, el héroe, la Patria. Quizás andando el tiempo le pase lo que a mí, que me es imposible mirar un palmar sin que Cuba me hable al oído. Quién sabe. Mientras tanto, allí queda Martí, la palma silenciosa, y el rumor desde dentro: “Las palmas son novias que esperan. Hemos de poner la justicia tan alta como las palmas.”