Header

Temporada ciclónica: ¡preparados y alertas!

Llega el mes de junio, del cual se dice es el más cálido del año, se aproxima el verano, se inician los preparativos para celebrar el Día de los padres el tercer domingo del mes, pero con junio también llega la temporada ciclónica, que desde el día primero y hasta el 30 de noviembre nos mantiene preparados y alertas.

Esta temporada ciclónica, según el Doctor José Rubiera, quien por muchos años fuera el director del Centro Nacional de Pronósticos del Instituto de Meteorología de Cuba, se pronostica bastante activa, se espera la formación de unos 11 fenómenos atmosféricos, y de ellos aproximadamente seis pueden azotar parte del territorio nacional.

Estragos del huracán Irma en Playa Guardalavaca, Banes. Fotos: Raúl Oliva.

Dicen quienes peinan canas que tras el paso del potente huracán Ike por el oriente de Cuba, que se ensañó con la ciudad de Banes, quedó abierta una brecha para que luego sobrevinieran el Sandy, Paloma, Gustav y otros más que han hecho estragos en nuestros predios afectando flora, fauna e infraestructura. Y aunque no existe un basamento científico que corrobore las especulaciones de los empíricos meteorólogos banenses, hay una realidad insoslayable: hay que prepararse para minimizar los estragos que ocasiona un huracán. 

En Banes, como en toda Cuba, se han desarrollado diferentes ediciones del ejercicio Meteoro, los medios audiovisuales educan e instruyen sobre las acciones precisas y objetivas para reducir desastres y evitar accidentes, sin embargo, a varios días de haber iniciado la temporada ciclónica, persisten situaciones que, en caso de emergencia, se volverían un problema a resolver y la premura no es buena aliada en este tipo de eventos.

La recogida de desechos sólidos es muy importante a la hora de enfrentarse a la temporada ciclónica

Existen tragantes atragantados que no cumplirían su cometido en caso de abundantes lluvias; persisten árboles enormes, con sus troncos raídos por las termitas y el paso implacable del tiempo, que de no talarse serían un peligro tan serio como el mismo paso del ciclón.

No se trata de armar un show mediático en torno de la temporada ciclónica, ni empezar a clausurar ventanas o asegurar techos sin que se hayan formado aún los fenómenos atmosféricos, pero sería bueno que, en la medida de las posibilidades, se concientizara en la preparación de un escenario que contribuya, con la ayuda de cada banense a reducir los daños que pueda causar, a su paso, un huracán de gran intensidad. Lo sensato es mantenerse ¡preparados y alertas!

Carlos Yeandro Guzmán Torno

Locutor, director de programas, banense de pura cepa, amante de las cosas buenas de la vida.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

19 + 20 =

Audio Real