Header

Enamorados en la radio

Hay amores que nacen de la luz, amores que aparecen de pronto y te retienen  para toda la vida. Amores como los de Maritza Rosas Hernández y Alcibíades Leyva Lagares, una pareja que engendró su pasión en la emisora Radio Banes, de la oriental provincia cubana de Holguín, hace más de 40 años y tuvo aquí su luna de miel, sus hijos y su felicidad eterna.

Entonces, cuando la radiodifusora de esta localidad cumpla 50 años, Alcibíades y Maritza tendrán su otra luna de miel, su boda de oro, porque aquí, precisamente, se hicieron novios y se dieron sus primeros besos.

“Era casi una niña, eran los inicios de mi vida laboral, y aquí estuve hasta que me jubilé hace algunos años, para luego reincorporarme. Aquí están todos mis amores, el más grande y bueno, Alcibiades”, afirma Maritza.

“Mary y yo nos encontramos aquí, nos enamoramos, hicimos la familia, tuvimos los hijos, los nietos y echamos las primeras canas, es casi todo en nuestras vidas”, precisa Alcibíades.

Fotos del autor

Ella, locutora, él periodista; los dos, eternos apasionados de la radio. Se incorporaron prácticamente desde los inicios de Radio Banes y le entregaron, cada uno, lo mejor de sus profesiones.

“La radio me dio parte de mis grandes alegrías, estoy jubilada y aún sueño con los estudios, recuerdo cada momento vivido junto a mis compañeros, los que están y los que me acompañaron durante tantos años, como Miguel Angel, Avelina, Pedro Bravo Murillo, Mayito, Ricardo, Nilda, Gustavo, Alberto Ruiz, Mercedes, entre otros”, refiere con nostalgia Maritza.

“Mary para mi es la vida, como lo es la radio. Una y la otra siguen siendo mis novias preferidas. Sigo viviendo con ellas en la existencia misma, en los recuerdos, en las ilusiones , en mis pasiones”, afirma Alcibiades.

En la vida hay muchas historias de amor hermosas, algunas casi idílicas, pero la de Alcibíades y Maritza es tan verdadera y admirable que vale ser contada, porque resiste con pasión el tiempo y sigue intacta como el primer día, cuando los ojos embelesados y el corazón palpitante de uno sentía cerca el del otro, entre el nerviosismo del primer beso o el palpitar de las almas ansiosas.

Mary y Olsi, que se hicieron novios en la radio, que engendraron hijos, que se hicieron abuelos y enseñaron el camino a todos los que llegamos después, continúan apasionados por este medio, que para ellos sigue siendo, como la magia misma de los sueños.

Carlos García Matos

Licenciado en Periodismo, graduado de la Universidad de Oriente, fiel cubano y santiaguero de corazón.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 + quince =

Audio Real