Header

Los infinitos cielos que me cubren (fotorreportaje)

Dicen los que lo han visto, que el cielo no es igual en todas partes del mundo. Otros afirman que es semejante en cualquier lugar. Quizás es una cuestión de espiritualidad o de manera de ver la vida, pero siempre me ha parecido que en Banes hay, al menos para mis ojos, una cantidad de luz distinta bajo el firmamento, un resplandor perenne, nítido y único, no digo mejor ni peor, sino único, una manera suya de mostrarse antes los ojos de su gente y que se oculta camaleónicamente a los visitantes poco habituales. Ante mí confluyeron una tarde rostros diversos de la bóveda celeste que cubre la ciudad, miradas infinitas, cejijuntas unas, radiantes otras, amenazadoras algunas. Todo a la vez y cambiante, como en una buena pieza de jazz. Habrá quien me hable del cambio climático, de los caprichos del “otoño” en Cuba, del General Septiembre de Máximo Gómez. Pero yo prefiero perderme en los infinitos cielos que me cubren y pensar que es un regalo más que la vida le hace a La Ensenada.

Daniuska Alvarez Guerrero

Licenciada en Periodismo, amante del fútbol y de las artes.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

19 + cinco =

En Vivo