Mundial de atletismo: Suerte echada bajo techo


26 f d

Yarisley Silva será la “punta de lanza” del equipo cubano que intervendrá desde el jueves en el Campeonato Mundial de Atletismo Bajo Techo, cita que reunirá a más de 600 concursantes de 144 países en la fría urbe de Birmingham, Inglaterra.

Aunque llegará sin presentaciones previas por cuestiones de estrategia en su preparación, Yarisley es de las favoritas a un cetro de la pértiga que ya se sabe tendrá nuevo nombre, pues la estadounidense Jennifer Surh no está implicada en la pugna.

La norteña se impuso hace dos años como local en Portland con 4,90 metros, cuando la caribeña estuvo ausente y tampoco pudo defender el oro que se había llevado en Sopot 2014, dueña de 4,70.

La griega Ekaterini Stefanidi, oro olímpico y del orbe al aire libre, tiene 4,83 metros en la presente temporada e irá por cambiar de color su medalla de bronce del 2016.

El comisionado nacional de atletismo, Agustín Abril, confirmó a JIT que Silva está en perfectas condiciones y completó muy buena preparación en las últimas semanas en la urbe española de Pamplona, desde donde viajará este miércoles hacía la competición.

Junto a ella llegarán a la sede los triplistas Cristian Nápoles y Andy Díaz, los saltadores de longitud Maikel Massó y Juan Miguel Echevarría, el vallista corto Roger Valentín Iribarne, la balista Yanniuvis López y la especialista de eventos múltiples Yorgelis Rodríguez.

Esta última fue inscrita en el pentatlón, modalidad que bajo techo sustituye al heptatlón, y además en el salto de altura, disciplina en la que más se “probó” en las pasadas semanas.

Para todos, excepto Yarisley, el certamen marcará sus primeras veces a este nivel. Sin embargo, hay confianza respecto a lograr algunos buenos resultados, en especial con el triple y la longitud.

Nápoles, cuarto mundial al aire libre en Londres 2017, registró 17,02 metros y pudiera convertirse en una de las sorpresas en el podio, aunque son varias la estrellas entre los 16 anunciados, con destaque para el estadounidense Will Claye, campeón de Estambul 2012.

En el salto largo, Juan Miguel llega con lo tercero mejor del año (8,34 metros), pero será una competencia difícil con hombres como el sudafricano Luvo Manyonga, subcampeón olímpico de Río 2016, y el veterano británico Greg Rutherford, rey bajo los cinco aros en Londres 2012.

A Yorgelis, única cubana con dos opciones de medalla, habrá que seguirla con atención, pues tiene acostumbrados a sus seguidores a gratos lugares como el sexto de Río 2016 y el reciente cuarto mundial de Londres 2017.

Pese a que esta competición será tomada como preparación para los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, no se descartan positivos registros y hasta volver al centro de podio, algo que no se consigue desde el reinado de Yarisley en el 2014.

Hace dos años la delegación de la Isla apenas tuvo cuatro integrantes y ninguno logró siquiera llegar a las finales.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar