Cubanos proponen modificaciones al proyecto de nueva Constitución.

7

Los cubanos prosiguen los análisis del proyecto de nueva Constitución de la República, para cuyo articulado proponen cambios, como parte de un amplio proceso de consulta iniciado el pasado 13 de agosto.

En una reunión realizada en el Círculo Social obrero Otto Parellada, de la capital, los trabajadores se refirieron, entre otros, a aspectos de los Fundamentos políticos y Económicos de la nación.

Según el ciudadano Néstor Camejo, el Artículo número 12 del proyecto debería precisar que las relaciones con cualquier otro Estado no podrán ser jamás negociadas bajo agresión, amenaza o coerción de una nación extranjera, en lugar de potencia, como indica actualmente el documento.

    ARTÍCULO 12. La República de Cuba repudia y considera ilegales y nulos los tratados, pactos o concesiones concer­tados en condiciones de desigualdad o que desconocen o disminuyen su so­beranía e integridad territorial. Las relaciones económicas, diplo­máticas y políticas con cualquier otro Estado no podrán ser jamás negociadas bajo agresión, amena­za o coerción de una potencia ex­tranjera.

Por su parte, Ángel Luis Soler, celebró el acierto del texto al señalar al trabajo como valor primordial de la sociedad, no obstante, dijo que debe garantizarse que ese sea verdaderamente la fuente principal de ingresos.
Deberes y derechos ciudadanos a debate

Según Diana Carvajal, otra de las asistentes a la reunión capitalina sobre el proyecto de Constitución, el Artículo 70, relativo a las obligaciones de padres e hijos, debería hacer referencia expresa a ciertos deberes de estos últimos hacia sus progenitores.

Carvajal también propuso modificar la redacción del Artículo 82, y que el mismo reconozca el derecho de las personas a una vivienda habitable, según estipulen las leyes, pues la cualidad de digna indicada en el texto actual es subjetiva.

    ARTÍCULO 82. Se reconoce el de­recho de las personas a una vivien­da digna. El Estado trabaja para hacer efec­tivo este derecho mediante progra­mas de construcción de viviendas, con la participación de entidades y de la población, en corresponden­cia con las normas del ordenamien­to territorial y urbano y las leyes.

La Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, acordó la celebración de la consulta popular entre el 13 de agosto y el 15 de noviembre, y después de ese proceso el documento regresará para el análisis final.

Al retornar al Parlamento, el documento enriquecido con los aportes de los ciudadanos podría aprobarse o no, y de esa condición dependerá la realización de un referendo.


Ciencia y poder popular en consulta sobre nueva Constitución de Cuba.

3

El desarrollo científico de Cuba y el fortalecimiento del poder popular en la base estuvieron entre los temas abordados en la continuación de la consulta sobre el proyecto de nueva Constitución, proceso que hoy cumple su novena jornada.

En el Instituto de Investigaciones Fundamentales en Agricultura Tropical (Inifat), investigadores y técnicos de la entidad ubicada en esta capital destacaron la importancia de la reforma total a la carta magna vigente desde 1976 y realizaron propuestas que a su juicio enriquecerían el texto sujeto a discusión hasta el 15 de noviembre.

30

Tanto el doctor en Ciencias Noel Arozarena como el biólogo Alberto Tarraza plantearon la necesidad de potenciar desde la Constitución el impulso a un sector que presenta logros reconocidos a nivel mundial, pese al impacto en el mismo del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a la isla durante casi seis décadas.

El artículo 95 en el inciso f) establece: 'Se estimula la investigación científico-técnica con un enfoque de desarrollo e innovación (...)', pero debe ser más concreto, opinó Tarraza, mientras su colega defendió la disponibilidad de mayores recursos para el trabajo científico.

Arozarena también propuso que el documento aprobado el 22 de julio en la Asamblea Ncional fortalezca el poder popular desde la base, a partir de la profesionalización de los delegados que están en contacto directo con el pueblo en los 168 municipios del país.

Creo que el delegado necesita más tiempo para su trabajo en la comunidad, precisó.

31

La propuesta del doctor en Ciencias encontró respaldo en José Fresneda, quien coincidió en la importancia de hacer más efectiva la labor del poder popular en la base.

En otra intervención durante la consulta en el Inifat, Arozarena propuso que el cargo de gobernador, una figura que se crearía con la nueva carta magna, sea de elección popular y no por designación.

Las reuniones en centros de trabajo y los barrios prosiguen este martes en todo el país, en un proceso que llevará al retorno del proyecto a la Asamblea Nacional, órgano que redactará la Constitución con el aporte de los ciudadanos y convocará a un referendo aprobatorio.

La consulta llegará a las universidades y otras instituciones educacionales en septiembre, mes en el cual también está previsto el comienzo de la participación de los cubanos residentes en el exterior, quienes en un proceso inédito tendrán la oportunidad de opinar y de contribuir a la construcción de la nueva carta magna.


Cuba atempera proyecto de Constitución a su realidad migratoria.

6

En el proyecto de Constitución sometido por estos días a debate popular en Cuba, uno de los acápites que más dudas genera es el relacionado con el de la ciudadanía, sobre la cual se introducen nuevos conceptos en ese documento.

El hecho de admitir la doble ciudadanía es una de las novedades más significativas del texto aprobado el 22 de julio último por la Asamblea Nacional del Poder Popular, pues se suprime que “cuando se adquiera una ciudadanía extranjera, se perderá la cubana”, como establece el artículo 32 de la vigente Carta Magna.

En correspondencia, ahora se propone la ciudadanía efectiva en el artículo 35, en el que se lee que “los cubanos en el territorio nacional se rigen por esa condición, en los términos establecidos por la ley, y no pueden hacer uso de una ciudadanía extranjera”.

La inclusión del principio de derecho antes mencionado, se da por una realidad que no puede soslayarse desde la actualización de la política migratoria de la Isla en 2013, y es el aumento de los viajes de cubanos hacia y desde el exterior, y la existencia de un número importante de nacionales que ostentan residencia o ciudadanía de otros países.

En diálogo con la Agencia Cubana de Noticias, Ernesto Soberón, director del Departamento de Asuntos Consulares y Cubanos Residentes en el Exterior (Daccre), subrayó que los cambios “responden a la necesidad de adaptarse a los nuevos tiempos y actualizar esa Carta Magna que data de momentos cuando la situación migratoria era diferente”.

El funcionario de la Cancillería apuntó que resultaría un contrasentido mantener el mismo tratamiento que se le otorga al tema en la Ley de leyes vigente (1976), “cuando en la práctica lo que sucede es que varias personas tienen dos ciudadanías, en contraposición con los preceptos constitucionales”.

Similar reflexión ofreció ante los diputados el secretario del Consejo de Estado, Homero Acosta, cuando reconoció que si se aplicara en el sentido justo la actual Constitución, “cientos de miles de cubanos que han adquirido ciudadanía extranjera perderían la cubana”.

También precisó que “en la historia constitucional del país nunca nos afiliamos a la doble ciudadanía, pero ante esta cuestión práctica, se plantea en el Proyecto el modelo de ciudadanía efectiva”, principio que necesitaba reflejarse en la norma jurídica suprema de la nación.

A juicio de Soberón, el primer beneficio es que ya se está plasmando en el proyecto de Carta Magna, y “a partir de entonces habrá que actualizar el resto de las normas jurídicas relacionadas para que luego tenga sustento”.

Cuba, por ejemplo, no tiene una Ley de ciudadanía, que deberá crearse junto con otros cuerpos legales a fin de regular todo cuando pauta la próxima Constitución.

Sí existe una Ley de migración (1976), actualizada y concordada con decretos-leyes en 2012 y 2015, mientras que en enero de 2018 entraron en vigor cuatro nuevas medidas en virtud de fortalecer aún más las relaciones del Gobierno con los nacionales radicados en otras latitudes.

En el caso de la ciudadanía efectiva, insistió Soberón, habrá que esclarecer en las normas jurídicas complementarias los derechos y deberes que también tendrían en suelo nacional los ciudadanos cubanos con residencia en el exterior, o que disfruten de otra ciudadanía.

Ante las recurrentes dudas con respecto a las cuestiones migratorias, el director del Daccre subrayó que un cubano, amén de tener otra ciudadanía, debe hacer uso del pasaporte cubano en territorio nacional, tanto para ingresar como para salir, de acuerdo con lo dispuesto.

Especificó que ello no varía en caso de tener un pasaporte español, que podrá seguir empleándose pues éste sólo constituye “el permiso o visa para entrar o salir del país de destino”, lo cual “no quiere decir que la persona esté saliendo de Cuba como ciudadano español”.

En otro orden, en el documento constitucional propuesto se mantienen varios postulados vinculados con la adquisición de la ciudadanía “por nacimiento o naturalización”, así como también pérdida de la misma.

Una de las novedades introducidas en el texto es la renuncia a la ciudadanía, y la modificación de que será el Presidente de la República quien autorizará la obtención de la cubana a personas privadas arbitrariamente de su ciudadanía de origen, facultad que hoy atañe al Consejo de Estado.


Consulta popular, derecho y deber de los cubanos.

5

Los cubanos estamos acostumbrados a debatir y analizar todo documento esencial para el desarrollo de la nación.

Así ha sido siempre, refiere la doctora Liliana La Rosa, quien ejemplificó como se hizo con los Lineamientos de la Politica Económica y Social, y el Código de Trabajo, entre otros.

Al participar en el debate acerca del Proyecto de Constitución en el Policlínico Nguyen Van Troi, en el municipio de Centro Habana, agregó que ella ratifica en el Título 1, Capítulo 1, todos los Artículos referidos a los Fundamentos Políticos de la nación.

Insiste en que es vital que todos los ciudadanos sean conscientes de que el Partido Comunista, como vanguardia organizada del país, es la fuerza dirigente superior de la sociedad y el Estado.

Puntualizó también que la irrevocabilidad del socialismo cubano es algo puntual en el Proyecto de Constitución.

Ciudadanos constituyentes

En el Círculo Social Armando Mestre Martínez, de Playa, se realizó la consulta sobre el proyecto de Constitución con la mayoría de sus trabajadores.

Maricel Ayarde Pérez, jefa de Recreación de ese centro, opinó que no entendía por qué la terminología de gobernador, vicegobernador e intendente se proponía cuando esas nomenclaturas responden al capitalismo.

Explicó que esos cargos existían en el país antes de la Revolución, y señaló que es importante explicarles muy bien a las nuevas generaciones volver a esa nomenclatura.

La consulta popular sobre el Proyecto de Constitución en el Policlínico Van Troi, de Centro Habana, y el Círculo Social Obrero Armando Mestre, de Playa, ejemplifican cómo los cubanos somos constituyentes desde el triunfo de la Revolución.