Extraordinaria historia guarda el puerto de Banes


bahia banesSegún cuentan algunos historiadores, cuando en 1513 se intensificaban las ansias de colonización de España de las tierras que hoy integran el continente latinoamericano, arribó por el puerto de Banes el primer gobernador de Cuba, Diego Velázquez, conocido por su referencia de buen conquistador, por constituir esta la ruta más corta para cumplir su objetivo de acercamiento, contacto y sometimiento de los indios que habitaban la isla.

Por esta ensenada, y en la lengüeta de tierra denominada península El Ramón que separa la bahía de Banes de la de Nipe y que pertenecía a esta localidad por aquella época, desembarcó por el lugar conocido como Canalito la más grande e importante expedición que vino a Cuba en la gesta de 1868, denominada desembarco de El Perrit, la cual traía abundantes armas y municiones para las tropas insurrectas que ya combatían en la manigua a los colonizadores españoles.

Dos años después, un 14 de mayo, partió del puerto de Nueva York el vapor Geo. B. Upton contratado por los cubanos en territorio de los Estados Unidos para traer alimentos, ropas, armas y medicinas a los combatientes de la región oriental, el cual llegó al fondeadero de Banes el 27 de julio de 1870, convirtiéndose en la segunda tropa que pisaba tierra por estos parajes.

Concluida la contienda bélica de 1868, las ansias de independencia y libertad del pueblo cubano no se apagaron y vuelven a tomar fuerza en 1895, reiniciándose los combates liderados por Antonio Maceo y otros generales cubanos que desempeñaron una labor importante en esa campaña liberadora.

Entonces los insurgentes y vecinos que los apoyaron, cumpliendo órdenes del General Máximo Gómez, aplican la estrategia de la tea incendiaria en el asentamiento poblacional de Banes, y en los campos y áreas de cultivo, destruyendo totalmente la zona, mientras que los habitantes de mayores recursos económicos utilizaron el estuario para salir huyendo de las secuelas de la guerra.

Sin embargo, la historia del puerto banense siguió incrementándose, y el 21 de marzo de 1897 recibe en su litoral al barco Laurada, que transportaba a otro grupo de combatientes que venían de diferentes lugares a integrarse al Ejercito Libertador. Un año después este mismo desembarcadero ofrece sus bondades a la expedición Florida, que era comandada por los generales José Lacret Morlót y Julio Sanguily, los cuales posteriormente protagonizaron importantes combates en tierras cubanas.

El hecho de arribar por la bahía de Banes numerosas expediciones mambisas durante las guerras de independencia, y por mantener enarbolada durante más de un año la enseña nacional como símbolo de rebeldía, fue aprobado por el Congreso Nacional de Historia, celebrado en La Habana y Matanzas, entre el 14 y 17 de noviembre de 1952, la designación de este puerto como histórico, en reconocimiento a su hermoso antecedente de identidad e independencia de la soberanía nacional.

La propuesta fue elevada al gobierno de turno en ese propio año, pero la misma no fructificó tal vez por los deseos anexionistas del mandatario, sin embargo para los habitantes de las zonas aledañas que conocen perfectamente esta historia, el puerto de Banes continúa siendo un símbolo de la rebeldía cubana.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar