El cofre que guarda el mayor de los tesoros (+ video)


20 n b 1

“Para los niños trabajamos, porque ellos son los que saben querer, porque ellos son la esperanza del mundo”, dijo nuestro Héroe Nacional, José Martí.

Este 20 de noviembre, Día Universal de los Niños, ver esos rostros felices satisface y emociona, porque sabemos que en Cuba sus derechos están garantizados en la plenitud de un Estado preocupado y ocupado por sus derechos y que trabaja sin descanso porque cada día sean superiores en todos los órdenes.

Y los Círculos Infantiles son un escenario donde nuestros pequeños encuentran ese amor que desborda todos los cauces e ilumina el alma llena de gozo y placer.

En el Estrellitas del Futuro, de esta ciudad de Banes, en la oriental provincia cubana de Holguín, descubrimos, en medio de la algarabía infantil de los salones llenos de juguetes y colores, la magia realizada de esos sueños.

Esas caritas intentan decir millones de cosas que van escondidas en las ternura de su inocencia, las manitas que juegan al oficio del mañana, los ojos que buscan lo infinito del afecto que allí encuentran entre educadoras tan capacitadas como Yolanda y Miledis, quienes llevan no solo años trabajando en este Círculo Infantil, sino enormes momentos de emociones indescriptibles.

“Esta es mi casa, mi sitio preferido, sin estos pequeñitos creo que no pudiera vivir, sueño con ellos, cuando termina una jornada de trabajo siento como un vacío enorme, algo que me falta, algo que necesito”, precisa Miledis Calzadilla Aguilera, una convencida de la grandeza de una obra que lleva en sí todo el amor del mundo.

Yolanda es otra de las formadoras de muchas generaciones, quien ha visto correr la alegría por esos salones, brotar como un manantial el canto infantil y pintar los colores de la felicidad en cada pared, saltar los caballitos, elefantes y los cerditos, esos juguetes que se convierten en fortalezas de sus ilusiones.20 n b 4

“Me siento realizada, porque para mí esto es un privilegio, una oportunidad que me ha dado la vida, la siento en el alma. Cada mañana que llego aquí y siento esa algarabía es como un canto a la vida, a la esperanza, que me llena de entusiasmo y de deseos de seguir trabajando”, refiere Yolanda, quien lleva más de 25 años como formadora de los Círculos Infantiles.

Son los niños el futuro de cualquier sociedad, y por ende, necesitan ser tenidos en cuenta y escuchados, lo que implica también su participación para construir un mundo mejor.

La Revolución Cubana asumió esta premisa desde su nacimiento. Por ello convirtió los cuarteles en escuelas, construyó Círculos Infantiles, creó programas para la formación de los más pequeños, formó maestros y extendió la educación hacia las zonas más apartadas, por solo comentar lo realizado en un sector como este.

No habrá mayor compromiso que cuidar a los niños y las niñas, mayor encargo que defender sus derechos, más alta deuda que hacerlos reír y verlos felices, sentir que sus corazones es un carnaval de alegrías y un baile multitudinario de vibraciones. Eso siente Yamila Pérez Brito, directora del circulo infantil Estrellitas del Futuro, uno de los tres que funciona en esta ciudad de Banes.20 n b 3

“Esto es maravilloso, es como un paraíso donde uno se siente muy feliz. Cuando una entra por esa puerta y siente sus voces, los ve jugar, reir y crecer, eso es algo incomparablemente bello, un asomo de gratitud que nos regala el sol cada mañana, un pedazo enorme de congratulación que nos concede esta Revolución que hace tanto por los niños”, recalca Yamila.

El Comandante en Jefe, Fidel Castro, en el acto de apertura del curso escolar en Ciudad Libertad, el 14 de septiembre de 1959, expresó: “Así que tenemos un acuerdo entre ustedes y nosotros: ustedes van a ayudar a la Revolución por todos los medios posibles, porque la Revolución está por hacer, y ustedes son los que la tienen que hacer, y para hacerla tienen que estudiar. Eso es lo que más me interesa”.

Y así ha sido durante las más de cinco décadas de un proyecto revolucionario que dignificó a los seres humanos; enseñó a las mujeres a ser libres; luchó contra la discriminación racial y dio la posibilidad a los niños, a los adolescentes y a los jóvenes de levantar sus voces y defender sus derechos.

“Esto es estupendo, único en el mundo, aquí dejas a tu niño con todos los cuidados, lo instruyen, las educadoras son como segundas madres, refiere Solange Ruiz, madre del pequeño Kevin, opinión que comparten Carlos, Iván y Tahimí, quienes saben muy bien cuanto amor, dedicación y empeño consagran las educadoras y la Revolución Cubana a la protección y enseñanza de los niños y las niñas.20 n b 5

Fotos del autor.

Cuba exhibe hoy logros tangibles en la protección de la niñez y ratifica su respaldo a las convenciones internacionales defensoras de los derechos de la infancia al considerarla el futuro de la humanidad. El sistema educacional garantiza que los menores entren en contacto con sus similares a muy temprana edad y reciban una instrucción con parámetros adecuados en los Círculos Infantiles.

De amor y alegría resulta el mensaje de nuestros pequeños a todos los confines del planeta, donde otros como ellos no tienen hoy la misma suerte. En Cuba, la invitación es a una gran fiesta, en un país que a ellos consagra, no uno, sino cada día, para que vivan a plenitud.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar