Eliminar el mosquito, una tarea de todos


1 1 m 1

Por estos días el sonido de las motomochilas de fumigación se ha hecho habitual en diversos lugares del municipio de Banes.

Ese ruido, el humo que sale de las bazucas y la presencia constante de operarios de la campaña, es una clara advertencia de que nos encontramos en medio de una batalla sin descanso contra un enemigo mortal.

En el panorama internacional y en la región de las Américas la situación higiénico-epidemiológica es compleja. Cuba no está exenta de esta. Igual sucede en la provincia de Holguín y por ende, la alerta se extiende hasta nuestro municipio.

Con los meses de lluvia, en los últimos tiempos se registra un incremento de las enfermedades trasmisibles, en especial de las arbovirosis, o lo que es igual: zika, dengue, chikungunya y fiebre amarilla. Estas poseen elementos comunes: su cuadro clínico y la trasmisión por el mismo vector, el mosquito Aedes aegypti.
Sin embargo, este vector es completamente controlable si todos, de conjunto, tomamos las medidas que son indispensables para cuidarnos a nosotros y quienes nos rodean. Entre estas se encuentran el control de focos, el autofocal familiar y laboral, así como mantener la higiene y la limpieza en los sitios donde convivimos.

1 1 mTambién es fundamental la percepción del riesgo de las personas, la familia y la sociedad en general. Ante síntomas comunes como fiebre, dolores articulares, rash cutáneo, no dude en acudir al médico. Si en otro momento estos signos pudieron ser de “un catarrito, una alergia o un malestar”, ahora debemos pensar que podemos ser portadores de alguna de estas enfermedades: zika, dengue, chikungunya y fiebre amarilla y es preciso aislar a los enfermos, para evitar a toda costa la trasmisión activa.

A la tarea se suman los grupos comunitarios, en conjunto con los CDR y los cuadros administrativos del territorio, con el fin de cumplir con los 11 objetivos de la estrategia antivectorial.

Nada será posible si no se logra la participación de todos: abriendo la puerta al fumigador, atendiéndolo, participando con él de manera activa en la vivienda, en la revisión de los locales de la casa, de las vasijas y depósitos. Es importante que permanezca el contenedor con el abate dentro de los depósitos de agua durante los tres meses de su efectividad. Si su vivienda es de las que permanece cerrada durante el día, deja la llave con el presidente del CDR o un vecino de confianza. Recordemos aquella frase: en sus manos está la salud de todos.
De esa manera, de conjunto, con todos los factores de la comunidad, es que lograremos vencer en esta carga dirigida a eliminar el Aedes aegypti.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar