La rebelión de las máquinas no puede ser una opción


1 1 c

Dicen que una de las diez maneras en que acabará el mundo es por la rebelión de las máquinas. La saga Terminator, entre muchos filmes del género ciencia ficción, es de los que defiende esta teoría, al basar su argumento en la esclavización de los humanos por una computadora llamada Skinet.

Y es que en los últimos años la tecnología avanza aceleradamente en todos los sentidos. Además de nuestro idioma madre, ahora también hablamos en lenguaje digital. Aplicaciones, androides, wifi, red social, usuarios, son algunas de las más utilizadas por la juventud actual y todas pertenecen a dispositivos creados por las tecnologías de la comunicación con el objetivo de hacer del mundo un lugar más informado.

Sin embargo, en ocasiones los celulares inteligentes equipados con lo último en esta materia, lejos de comunicar, aislan. ¿Alguna vez les ha pasado que están rodeados de amigos y en lugar de conversar cara a cara, lo hacen por el chat del teléfono?

Ya las preguntas que nos hacemos al saludar no giran en torno a la salud de un familiar, los resultados en la escuela o detalles sobre nuestra pareja. Ahora nos interesamos por el estado del samsung galaxy, en las nuevas aplicaciones y la cantidad de mensajes que mandamos al día.

Muchos jóvenes se vuelven telefonodependientes: no sacan cuentas mentalmente porque tienen calculadora, no se aprenden las unidades de medida porque tiene conversores, no se interesan en ampliar su vocabulario porque tienen diccionarios en todos los idiomas.

Poseer estos dispositivos, más que una necesidad, ha pasado a ser parte de la moda de la nueva generación. En el siglo XXI los niños reemplazaron los juegos más comunes y populares de la escuela por el GTA, Minecraf, Call of duty, el ajedrez de tablero por el digital o las prácticas de fútbol por el FIFA. Casi nadie recuerda la señorita Marta, el ratón y el gato, el escondido, entre muchos otros.
En fin, que seguimos avanzando hacia el mundo informatizado donde en el futuro nuestro mayor problema será la incomunicación.1 1 c 1

Es mejor no dejarse deslumbrar por las opciones que brinda un tablet, un celular, una laptop o la conexión wifi, pues es muy bueno vivir en un mundo digital sin olvidar a los que llamamos amigos y no usuarios y que cada día mirándonos a la cara nos preguntan cómo estás.

Esa supuesta rebelión de las máquinas que mencioné al inicio, parece un tanto apocalíptica; sin embargo, es evidente el lugar que le damos en nuestra vida a las nuevas tecnologías.

No creo que estas fueran creadas para sustituir nuestro cerebro, sino para ayudarnos, solo que cada uno de nosotros debe saber donde está el límite. Tampoco pienso que dominar al mundo es que las máquinas piensen por sí solas, sino que los humanos las dejemos pensar por nosotros mismos.

Aunque parezca difícil, lo mejor es despegarse de aquello que podamos hacer sin la ayuda de un dispositivo electrónico. Cualquier cosa para que el fin del mundo por la rebelión de las máquinas no sea una opción.

.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar