Aborígenes cubanos: sus misterios, ritos y danzas espectaculares


29 e e 2

En las estribaciones del nordeste del cerro de Yaguajay, a unos ocho kilómetros de la playa de Guardalavaca, centro turístico de reconocido prestigio internacional situado en la zona oriental de Cuba, y casi en el mismo lugar donde hace más de 500 años se encontraba uno de los asentimientos poblacionales importantes, se levanta la Aldea Taína.

Un lugar de leyendas, una imitación casi perfecta de un sitio que habitaron los aruacos agricultores en el siglo XVI en Cuba, y donde se refleja con la mayor fidelidad posible las condiciones de vida, costumbres y cultura de los primitivos habitantes del país antillano.

El trabajo sobre piedras en miniatura de características excepcionales, a lo que debe agregarse la orfebrería, la elaboración de alimentos, la confección de las artes de pesca y de los instrumentos de caza, hacen de la aldea un centro de desarrollo para los primeros habitantes de la isla.

Aquí se elaboraba además el pan de yuca, que los indios llamaban casabe, y que constituía base fundamental de su alimentación conjuntamente con el pescado, las aves y demás animales que incorporaban a su dieta diaria, con abundantes frutas que le brindaba la naturaleza de forma silvestre.

Según los especialistas la talla promedio de los aruacos insulares era de 1,56 metros para los hombres y unos dos centímetros menos para las mujeres. Se trataba de gente de pequeña estatura, e incluso dentro de ese promedio había individuos por lo regular más pequeños.29 e e 6

LOS RITOS MORTUORIOS

Los ritos mortuorios de los aruacos agricultores se han estudiado muy poco por los especialistas, debido al ínfimo número de entierros que se han encontrado; sin embargo, los arqueólogos, y en especial los antropólogos físicos, han realizado observaciones de las distintas posiciones en que fueron situados los cadáveres durante las ceremonias funerarias.

Se han encontrado algunos entierros que advierten sobre la necesidad que tuvieron los que prepararon el cadáver para el ritual de afear este para dejarlo totalmente flexado, de manera tal que es imposible lograrlo sin fuertes amarras de las extremidades, para obtener así la posición fuertemente flexada señalada por los estudiosos, y que se conoce como posición fetal.29 e e 5

Muchos más conocimientos sobre estos rituales pueden ampliarse cuando se visita la Aldea Taína, que ofrece también espectaculares paisajes dominados desde lo alto de una colina que sirve de mirador natural.

UN LUGAR FABULUSO

Así es la Aldea Taína, un lugar lleno de leyendas y de historia viva. Allí se enfrenta la vida y la muerte de nuestros aborígenes, se conocen sus misterios, sus ritos y danzas, que le posibilitarán al visitante profundizar sobre una cultura desaparecida pero que ha dejado una fuerte huella en la historia de nuestro caribeño país.

La Aldea Taína está recreada a tamaño natural con figuras humanas de estos habitantes, lo cual le posibilita ser parte activa de las costumbres, creencias y formas de vida de los primeros pobladores del verde Caimán Antillano.29 e e 3

Siete instalaciones pueden recorrerse, donde se narra pormenorizadamente cada detalle, convirtiéndose en un espectáculo exclusivo, cuyas danzas le posibilitarán sentir las mismas emociones que tuvieron los descubridores de la isla hace más de 500 años.

La vida y la muerte de los aborígenes cubanos, sus misterios, ritos y danzas espectaculares, dejarán un grato recuerdo de una cultura que nos cuenta su historia.29 e e 1

Aborigen muestra las ollas de barro donde elaboraban sus alimentos.

29 e e 4

Ceremonia para curar a los enfermos. Fotos del autor.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar