Columna 16: la historia detrás del mito


22 e b

La angustia de Martha iba creciendo cada vez más. La orden del Comandante Nicaragua había sido clara: no debían abandonar la Comandancia. Los habían delatado.

Martha, maestra banense, había llegado allí con su esposo unos días antes, con un cargamento de medicinas y alimentos para los rebeldes. Quintana, su marido, era enfermero del hospital de la United Fruit Company, y de sus instalaciones sacaba a escondidas el material sanitario, que escondían en la casa familiar. Ahora, por esa delación, se veían impedidos de regresar al hogar. Allá, en Banes, solos, habían quedado los niños.

“Por suerte, a los pocos días triunfaba la Revolución, y la familia volvía a reunirse”, afirma Yurisay Pérez Nacao, historiadora de Banes, en la conferencia dedicada a rememorar la presencia de la Columna 16, Enrique Hart Dávalos, en Banes.

El intercambio superó la simple enumeración de hechos y fechas, para llegar a la incidencia en la historia de los hombres y mujeres de la época. En la Biblioteca Publica Carlos Fernández, llegó la impronta de las Marianas, el pelotón femenino de la Comandancia, con mujeres que fueron mucho más allá de desempeñarse como enfermeras, o mensajeras, y llegaron a combatir. Se conoció de los campesinos organizados para trabajar por la Revolución. Y cobraron vida los banenses de entonces, que en silencio, mantuvieron el funcionamiento de la Comandancia garantizando alimentos, medicinas, ropas. La historia viva que aún nos falta.

“Todo lo que hagamos por rescatar nuestra identidad, nuestra historia, nuestra cultura, es vital para las jóvenes generaciones” señala Yurisay, quien ha tenido además la posibilidad de conocer personalmente a muchos de los protagonistas de esta historia.

“Nosotros aprovechamos este año en que estamos celebrando el aniversario 60de las batallas decisivas, y en vísperas del cumpleaños 60 de la Revolución, para dedicar nuestra semana de la cultura a la Columna 16. Esta tuvo integrantes de varias lugares del país y se incorporaron muchos banenses, y para que ella funcionara, el Movimiento 26 de Julio estuvo colaborando con los rebeldes desde el punto de vista logístico. Me parece que esa historia local hay que llevarla a las escuela, hay que darle promoción. Nosotros tenemos el Museo de la Comandancia, un museo completamente restaurado, que recoje gran parte de nuestra historia reciente. Es nuestro deber mantenerlo y divulgarlo”.

Sobre el tema se ha publicado en Cuba el libro escrito por Carlos Iglesias, el Comandante Nicaragua, que tiene por título “Columna 16: rumbo al triunfo”, editado en dos ocasiones, pero su presencia no es representativa en el territorio como para garantizar su conocimiento pleno.

“Por suerte, pronto se podrá contar con la historia del municipio, un ejemplar editado por el sello editorial La Mezquita, de la Unión de Historiadores de Cuba en Holguín, gracias al financiamiento gestionado por la Asamblea Municipal del Poder Popular. Es una síntesis histórica, pero tiene todas las cuestiones básicas para que los profesores de Historia se documenten y puedan impartirla”, explicó la historiadora.

Nerryda González Martínez Pinillo, en el público, recuerda su juventud, y sorprende a la audiencia con su historia de amor.

“Mi familia siempre estuvo vinculada a las labores revolucionarias. Mis padres conocían el Partido Socialista Popular, por medio de mi tío, y siempre vimos las diferencias entre las clases sociales, vimos como vivían los excluidos. Cuándo llega la columna 16 a la zona, conocí a la familia de Carlos, el que más tarde sería mi esposo, el padre de mis cuatro hijos. Allí, trabajando para ayudar a los rebeldes, fue que nos enamoramos. Y muchas veces en mi familia nos preguntamos, ¿por qué no se habla de la columna 16? Haberle dedicado la Jornada de la Cultura es un acierto, y una manera de honrar a los que nos hicieron la Revolución, una Revolución que es tan grande que yo la amo con todo el corazón, y la amaré, hasta que cierre mis ojos”.

Amores, sueños y esperanzas, fundando poco a poco, un país.22 e b 1

Carlos Iglesias, el Comandante Nicaragua. Fotos: internet.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar