Header

El templo silencioso: un acercamiento al lienzo pictórico banense

Exposición en la Galería de Arte de Banes. Fotos de la autora.

Un templo silencioso, donde nada acontece, donde la tautología reina en su constante circular, el eco de lo repetido aburre y ensordece. En términos de artes visuales Banes, es un templo.

El pensamiento estético de vanguardia, que irradia y vislumbra un futuro prometedor, o al menos alentador para las artes plásticas territoriales, se ausenta como una triste verdad en la que transcurre el panorama artístico nuestro y al que nadie presta atención esmerada.

Si bien algunos pocos artistas dominan la técnica que requiere de la maestría y la exquisitez, su imaginario estético circunda dentro de lo convencional y agradable, sin asumir la pluralidad del mosaico global moderno. Responsabilidad asumida por la falta de visión de los propios creadores y el olvido de su papel como conciencia crítica de la sociedad, esta última, una intención a la que instituciones y políticas no han apoyado debidamente.   

Ese arte más vital, ese que cuestiona y sensibiliza, se ha ocultado, si es que alguna vez existió, tras mucha sopa, culpa del turismo de playa, y de las necesidades tantas.

La apreciación de exposiciones, colectivas o personales, permite la conjugada conclusión de que no existe un regimiento de los géneros específicos, o al menos de los buenos géneros, solo un diapasón de motivos predecibles dentro de la irregularidad de calidades.

¿Dónde están las vibraciones profundas que se reclaman de un arte que pretende el diálogo y el movimiento del pueblo? Carecen las obras del brote rotundo de calidad auténtica, esa que genera el desconcierto de críticos y observadores ingenuos. En tiempos donde la inteligencia no triunfa, aflora el arte que es mudo, que no conversa, que es incapaz de transmitir.

No se trata de desvalorar lo autóctono, o desalentar a aquellos que nacen o transitan por una realidad que demanda de prioridades otras, sino de alertar sobre la inminente ausencia de valores estéticos de calidad en la plástica banense. Más crítica que construya puede subsanar los salones monótonos y pulir esos intentos por tirar de la cuerda carcomida dominante.

La política cultural cubana llama al compromiso con el buen gusto y los valores sensibles, por este sendero queremos a los artistas nuestros, por el camino de la creación consciente de una obra menos facilista y más penetrante. Son las artes visuales un reflejo también de nuestros tiempos, una huella que recoge, como la literatura o la música, el transitar cultural de la urbe.

El retrato expectante banense depende de lo figurativo o abstracto que se comporte el presente que nos toca.     

Karen Rodriguez Castellanos

Licenciada en Historia del Arte y periodista en la Emisora Radio Banes. Defensora del derecho animal y amante del buen cine.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × 1 =

En Vivo