Header

Protección desde el inicio

El inicio precoz de las relaciones sexuales en adolescentes de ambos sexos es un fenómeno que se presenta como parte de la vida actual en casi todas las regiones y culturas y nuestro país, y Banes, no están exento de ello.

Estudios realizados en Cuba revelan un adelanto de esta práctica en comparación con décadas anteriores. Los comienzos se marcan a partir de los 15 años para las féminas y 14 para los varones. Sin embargo, es una realidad que  a muchos jóvenes les cuesta trabajo asumir los métodos anticonceptivos, entre los que figura el preservativo, de fácil adquisición en las farmacias del territorio. 

Ello provoca las enfermedades de transmisión sexual, la ocurrencia de embarazos no deseados y por tanto, la incidencia en el porcentaje de interrupciones en esa etapa, que aumenta el riesgo a dañar parcial o totalmente los órganos reproductores femeninos en los que puede provocar esterilidad.

Más allá de las historias particulares,  esta es una problemática de elevada connotación biológica y social: la mayor parte de las adolescentes que acuden a la institución para realizarse un aborto inducido no utiliza protección, entre otras razones, por falta de educación sexual, falsos conceptos morales inculcados desde la infancia o por las posiciones machistas de la pareja, que se niega a utilizar el condón.

Aún cuando los testimonios de algunas madres revelan que pese a enfrentar dicha situación existe estrecha comunicación entre ellas y sus hijas, una de las razones del actuar cotidiano de los jóvenes responde al divorcio de estos con sus padres, a ello se suma la poca percepción de los riesgos y el desconocimiento.

En dicho período ocurren diversos cambios, tanto físicos como psicológicos, por lo que juega un papel determinante conocer el tema de la sexualidad, las relaciones de pareja y las consecuencias que ellas puedan acarrear, por esto resulta imprescindible la comunicación directa con la familia, la escuela y el área de salud al que pertenecen.

Por tanto, se hace necesario que tanto hembras como varones estén bien informados sobre los peligros de las relaciones desprotegidas, así como de lo que puede representar un embarazo en tales edades. Han de educarse en valores que refuercen el amor, el respeto en la pareja y la práctica del sexo protegido.

Lilian Ferias Pérez

Licenciada en Periodismo, Periodista en la Emisora Radio Banes. Amante de la lectura, la naturaleza y el buen cine.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × dos =

Audio Real