Canciller peruana se extralimitó al retirar invitación a Maduro


22 f m
La canciller peruana, Cayetana Aljovín, se extralimitó al pretender excluir unilateralmente al presidente de Venezuela de la Cumbre de las Américas, según el analista internacional peruano Farid Kahhat.

Señaló que la ministra 'se ha extralimitado en tomar una decisión que le correspondía al conjunto de países' participantes en la cumbre, a realizarse aquí en abril próximo, y desestimó el alegato de Aljovín, de que la exclusión la respaldan los países del Grupo de Lima.

'El Grupo de Lima representa menos de la mitad de los invitados a la cumbre, no le corresponde tomar esa decisión, pero lo más importante es que sus miembros dicen que la respetan, pero no la respaldan', explicó.

Por su parte, el embajador de carrera Oswaldo De Rivero negó que Perú, como país sede, pueda decidir quienes pueden participar en la Cumbre de las Américas, como alega Aljovín.

Rivero citó textualmente el artículo de la Carta de la Organización de Estados Americanos (OEA) que descarta que el país anfitrión pueda decidir sobre las participaciones.

La norma señala que la asistencia a cualquier reunión auspiciada por la OEA, como la Cumbre de las Américas, se verificará multilateralmente y 'no depende de las relaciones... entre el gobierno de cualquier Estado miembro y el gobierno del país sede'.

Refuta también la afirmación de Aljovín de que su gobierno está habilitado para marginar a Maduro porque la Declaración de Quebec de 2001, que establece que una ruptura del sistema constitucional es un obstáculo insuperable para la participación en la Cumbres de las Américas.

Rivero precisa que la misma declaración señala también que, en tal caso, se harán consultas entre todos los cancilleres de los países miembros. 'No dice que el país sede tiene potestad unilateral para desinvitar' y que tales consultas no se han hecho, añade.

El diplomático expresa consternación por 'el error diplomático del Perú de violar el derecho internacional, violar la misma Carta de la OEA'.

Por otra parte, el partido de izquierda Pueblo Unido ubicó el afán gubernamental de excluir a Venezuela en el contexto de la campaña intervencionista de Estados Unidos contra la nación bolivariana, mediante maniobras propagandísticas y diplomáticas, sabotaje económico, violencia interna y amenazas de intervención militar directa.

El pronunciamiento añade que ni el gobierno de Perú ni el Grupo de Lima pueden impedir que un presidente de la región asista a la cumbre y la maniobra de marginar a Maduro solo puede entenderse como parte de la estrategia intervencionista.

Denuncia que, simultáneamente se realizan maniobras militares cercanas a las fronteras de Venezuela, en las que participan tropas de Colombia, Brasil, Guyana y Estados Unidos, desde sus bases en Colombia y Panamá y hace tres meses el ejército peruano participó en maniobras conjuntas en áreas amazónicas con militares de Brasil, Colombia y Estados Unidos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar