Inicio

Cáncer de mamas: el todo ante que las partes


Prevenir a tiempoPortadoras de la belleza y feminidad que las caracteriza, las mujeres simbolizan estereotipos asociados en este sentido. Es por ello que enfrentarse a patologías que representan un cambio de imagen suele ser más que un reto, un difícil trance para ellas.

María es una de estas mujeres. La noticia de tener cáncer de mama le cambió la vida. Una glándula maligna en uno de sus senos no admitía otra solución que someterse a una intervención quirúrgica. Siguiendo el consejo médico así lo hizo y hoy llena sus años de vitalidad gracias a la oportuna mastectomía que le devolvió la salud.

Dentro del Programa Nacional de Lucha contra el Cáncer que lleva a cabo nuestro país, figura el de mamas como uno de los de más alta incidencia en la población femenina, de ahí que su detección precoz, seguimiento oportuno y atención precisa al respecto, sea una necesidad impostergable.
El cáncer de mama de la mujer constituye el tercer tipo de tumor más común en ambos sexos en el mundo. En el sexo femenino ocupa el primer lugar representando casi el 20 por ciento de todas las localizaciones
Cada año se diagnostican en el mundo un millón de nuevos casos de cáncer de mama. En el 2008, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que murieron más de siete millones de personas como consecuencia de este padecimiento.
En Cuba, según el Registro nacional de cáncer del año 2006, fue esta la segunda causa de muerte entre las mujeres, con un total de mil 357 fallecidas. Así ha sido desde 1958, y su tendencia es ascendente. A pesar de las nuevas tecnologías y la asistencia médica de que disponemos, su disminución no ha sido posible ya que depende de la preocupación y voluntad individual de revisar sistemáticamente nuestros senos, una actividad en la que se “pierden” unos minutos al mes y se gana en prevención y en atención a tiempo.
Entre las labores que desarrolla la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) en la comunidad está la atención de salud de las féminas, a través de las brigadistas sanitarias, y precisamente una de las primordiales es la detención temprana y el consecuente seguimiento del cáncer de mama.
Los orígenes o causas del mal son multifactoriales. La vida sedentaria y el sobrepeso la ingestión de alcohol y el consumo excesivo de grasa son los factores de riesgo.
Pese a los tabúes que existen sobre este tema, relacionados con la aceptación de sí mismos, de nuestra pareja y el resto, destaca sobre todas las cosas la voluntad de seguir adelante con más fuerzas que antes.
Se trata no más, de valorar a la mujer, no desde un punto de vista físico, sino como lo que verdaderamente es: un símbolo de la procreación y de la permanencia del género humano.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar