Read Time:59 Second

Estas gráficas reflejan el ocaso de las tardes tranquilas en varias partes de la zona norte del municipio de Banes, en un paisaje que se niega a desaparecer con la llegada de las sombras nocturnales.

En estas anochecidas, el sol lucha por permanecer iluminando en el horizonte, al tiempo que una enorme bocanada de sombras lo va sepultando hasta languidecer, y la noche comienza a hacerse presente entonces.

Solo segundos separan la toma de una y otra imagen, y en esos pequeños lapsus de tiempo el crepúsculo avanza vertiginoso, obligando a las aves silvestres a retornar a sus lugares de descanso, y, poco a poco, el ocaso se torna sosegado; calma que llena el paisaje e invade el alma de quien lo observa.

Cielo, árboles y caminos van perdiendo el brillo cuando cae la tarde. Fotos del autor.
Un bello paisaje campesino, en el cual no puede faltar el bohío cubano
El sol se esconde vertiginoso para dar paso a la noche
La luz y las sombras
Los últimos rayos solares se despiden de la tierra cubana
Cuando el sol declina en el horizonte el color rojo amarillento del crepúsculo tiñe el cielo

[ABTM id=2486]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

12 − 2 =