Read Time:2 Minute, 14 Second

Ubicado en Mosú, el Museo Central de las Fuerzas Armadas, conocido también como el Museo del Ejército Soviético, constituye un gigantesco libro, cuyas “páginas” convertidas en amplios y bien decorados salones, nos enseñan las tradiciones combativas escritas por los militares del país más extenso del mundo, a lo largo de la historia.

Cuando lo visité en el año 1986, conocí de primera mano de las proezas y, sobre todo, el desarrollo alcanzado por la antigua URSS en la industria militar a lo largo de sus 70 años de construcción socialista; la historia de las Fuerzas Armadas y de la Marina de Rusia hasta 1917, del Ejército Rojo durante la Guerra Civil y el papel importantísimo desempeñado durante la Gran Guerra Patria (1941-1945).

Al visitante se le reproduce en su memoria, como una cinta fílmica, los momentos cumbres vividos por el soldado soviético, desde que consolidó su poder en 1917, en lo que se denomina como la Gran Revolución de Octubre, dirigida por Vladimir Ilich Lenin.

Parece escucharse todavía en aquellas salas el cañonazo del crucero Aurora llamando a la toma del Palacio de Invierno, y sentirse combatir a los soldados contra los guardias blancos, así como escuchar la metralla de los agresores fascistas y la firmeza y capacidad de resistencia del soldado soviético.

Aquí todo está organizado de manera tal que impresiona la maestría demostrada en la colocación de cada pieza para no distorsionar la realidad histórica, tal como quieren hacer hoy los enemigos de Rusia (Estados Unidos y sus aliados) al cumplirse los 75 años de la victoria sobre el fascismo, para presentarse como los únicos protagonistas en ese teatro de operaciones.

La gigantesca batalla de tanques del Arco de Kursk, la extraordinaria defensa de las ciudades de Leningrado y Moscú, así como la amplia ofensiva desatada por el Ejercito de la URSS contra los fascistas, están reflejados de forma magistral en este histórico libro en que se ha convertido el Museo del Ejército Soviético.

A la entrada se levanta, como todo un símbolo, con su punta enfilada hacia lo infinito, una réplica de un cohete a reacción de varios metros de alto, que se puede distinguir rodeado de numerosos abetos.

En el exterior del museo se puede ver una amplia colección de equipos y tecnología militar, que incluye armaduras, artillería, vagones de ferrocarril, aviones y misiles.

A la salida, nos parece escuchar con toda claridad, en medio del intenso silencio de los amplios salones, los prolongados gritos de victoria contra los soldados hitlerianos.

Traspasamos la puerta principal y dejamos un sinnúmero de relatos, anécdotas y acontecimientos que hablan del valor, coraje y abnegación del soldado soviético, al cual rendimos homenaje.

[ABTM id=2486]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × 2 =