Read Time:2 Minute, 45 Second

El peligro de interpretar el llamado de ahorrar corriente eléctrica con superficialidad o verlo como una consigna y no como una necesidad de primer orden me ruboriza y no crean que exagere. Si traigo hoy esto a colación, es precisamente, porque escuché a algunas personas, entre jóvenes y no tan jóvenes, restarle importancia al tema, con argumentos totalmente carentes de buen juicio, y por supuesto, de objetividad y compromiso.

Expresiones como “aquí hay petróleo reservados para las plantas generadoras y eso garantiza que no habrá apagones: “, “yo no tengo en cuenta horario pico y pongo a funcionar todos los equipos al mismo tiempo, porque el calor es mucho y no importa si pago un poquito más”: “imagínate si voy a ahorrar con esta calor”, y otras tantas barbaridades que denotan una inconciencia total de estos habladores, que se creen saberlo todo y viven al margen de lo que pasa hoy en el mundo con la pandemia del coronavirus y en nuestro país, bloqueado y con zancadillas adicionales  de nuestros enemigos históricos.

¿Sabrán estas personas que el consumo de energía eléctrica creció en Cuba en 13 Gigawatts hora en apenas una semana, que tensionan las capacidades de la generación y obliga a consumir más combustible de lo planificado que demanda el país? Claro que es evidente, no saben nada, pero para ellos es más fácil hablar y, por supuesto, derrochar energía, porque según estas personas, no tendrán que sufrir apagones:

¿Alguien en su sano juicio podría afirmar eso? Estoy seguro que no. El país se ha preparado para evitar en lo posible tener que acudir a los tristemente apagones, esos que no hemos podido olvidar, y puso una vez más a prueba la capacidad de un pueblo, que quiere y confía en la Revolución, y que a su vez puso a prueba la capacidad de respuesta de nuestros dirigentes. A pesar de todo ese esfuerzo en aumentar la capacidad de generación, en momentos determinados pueden ocurrir a los apagones, aunque quizás no en las mismas proporciones, de aquellos que recordamos, sino contribuimos a las medidas de ahorro.

La respuesta a que hacemos referencia se ha manifestado en los últimos años, donde los apagones planificados suceden cada vez menos y en la mayoría de los casos por mantenimiento. No obstante, esto no da derecho a derrochar energía y pensar de forma egoísta de que a mí no me van afectar, y que el ahorro no va conmigo. La dirección del país ha llamado a que las familias se involucren en el tema del ahorro de energía eléctrica, a la necesidad de que todos contribuyamos con medidas concretas a esta tarea, porque con ello, no solo ayudamos al país, sino que lo hacemos mutuamente.

Los nacionales sabemos por qué en estos meses se han disparados los consumos en el sector residencial, pero a pesar de ellos, siempre es posible ahorrar un poquito, disminuyendo el consumo en los horarios picos y apagando las luces y equipos innecesarios, y ya veremos, que cada esfuerzo cuenta cuando se suman a nivel de nación. A los despistados o inconscientes que me motivaron a este comentario, están a tiempo de rectificar y pensar diferente, porque esta es Cuba, y en ella vivimos, y como buenos cubanos, debemos sumarnos al esfuerzo y deber común.

[ABTM id=2329]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × 2 =