Read Time:4 Minute, 5 Second

Un CDR de Banes en el poblado de Boca de Samá. Foto tomada de Internet.

Antonio Tamayo Bermejo es un cederista que forma parte de la historia de Banes, uno de los tantos hombres y mujeres dignos de reconocer, aun cuando ya no forma parte de este escenario de la vida, pero su imagen se inmortaliza en un grupo de familiares, vecinos y amigos, que lo recuerdan como un revolucionario cabal, cuyo nombre dignifica al CDR # 6, de la Zona 75, en el Reparto Honduras, en esta ciudad, y a sus integrantes.

En los días previos al aniversario 60 de la mayor organización de masas del país, es inevitable recordar a Antonio Tamayo, un hombre que, con el mínimo nivel escolar, pero con una sapiencia innata, organizó y fomentó desde su cuadra el trabajo de tan importante organización, la mayor de masas del país.

Desde pequeño aprendí de él que en las reuniones cederistas se habla a camisa quitada de todo cuanto le atañe a la membresía de esa alineación, recuerdo su cara feliz al preparar a los niños para el futuro y al agasajarlos en fechas de conmemoración con refrescos, dulces y otras golosinas a quienes, como premio por su labor en el CDR Pioneril, les regalaba camiones de hojalata y muñecas de trapo que confeccionaban las federadas; pero también iba casa por casa, a cobrar la cotización mes por mes, como está establecido, para formar cederistas sistemáticos y no eventuales, de una vez al año.

Foto de Antonio Tamayo Bermejo facilitada por su hija.

Antonio apoyó la guerra de todo el pueblo, motivó a la recogida de materias primas, impulsó las donaciones de sangre, el patio de su casa sirvió de aula improvisada, para, de conjunto con la Federación de Mujeres Cubanas, librar la batalla por el noveno grado. Llevaba un control estricto de la Guardia Cederista y siempre estaba en la primera línea de combate. Antonio no daba órdenes, sino que sumaba compatriotas a fuerza de ejemplo y por derecho de conquista ganado en la cotidianidad.

Con el pasar de los años y los desgastes que provoca el tiempo, las donaciones de sangre, para Antonio, dejaron de ser semestrales, y apenas podía tocar la diana que indicaba la alarma de combate en aquellos ejercicios en que nos preparábamos para la guerra de todo el pueblo y se apagaban las luces a las ocho de la noche. Pero su avanzada edad no fue impedimento para que se aprovechara su vasta experiencia cederista. Antonio Tamayo, jamás abandonó el trabajo de la organización, siguió de cerca la labor de sus vecinos y cooperó en cada caldosa, mesa cubana, mitin, reunión, tribuna, trabajo voluntario, o acto de reafirmación revolucionaria; siempre se dispuso a levantar su mano en señal de disposición, pero también elevó su dedo inquisidor para señalar los errores.

Antonio Tamayo Bermejo ya no es cederista, no vive en la cuadra físicamente, murió hace años, pero mi Comité lleva su nombre a petición de los vecinos y por acuerdo de la Dirección Municipal. Su legado está latente en quienes vivimos aquellos años enérgicos de los CDR. Hoy, su ejemplo se multiplica, pero en época diferente, en un momento peculiar, y con escenarios económicos complejos. Pero hay muchos Antonio Tamayo en Banes, muchos cederistas que aman su organización, hay comités pioneriles, vigilancia revolucionaria, lucha contra la corrupción y los delitos, hay compromisos organizativos, recreativos, cederistas y sociales.

Este 28 de septiembre, los CDR cumplirán su aniversario 60. Foto tomada de Internet.

Se acerca el aniversario 60 de los CDR, y Antonio se renueva en cada nuevo ingreso, en cada actividad comunitaria, en cada dúo focal, en las movilizaciones, pesquisas y en el enfrentamiento a la covid-19. Bien sabe el añejo líder cederista que el corazón de Cuba se insufla con la labor de millones de sus hijos. Toda obra humana es perfectible, 60 años es suficiente para estar seguros de que vamos por el camino correcto, para enarbolar las banderas y estandartes cederistas desde el compromiso individual, desde el apoyo a cada orientación de la dirección del país, desde el anonimato de los verdaderos líderes, esos que con su ejemplo forman, educan, moldean y multiplican su mañana desde las cuadras, que son un bastión inquebrantable de la Revolución Cubana.

La presidenta actual del CDR # 6 es parte de su estirpe, de su linaje, es su bisnieta, la cual, junto al resto de los vecinos, eterniza la obra de Antonio en las nuevas generaciones, los acerca al ejemplo de ese hombre que vivió para la organización que fundara el líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, el 28 de septiembre de 1960, que trabajó sin descanso y que hoy, desde cualquier parte del universo, vigila y cuida su labor para que la vitalidad a los 60 años nunca muera y los CDR se renueven cada mañana y renazca cada 28 de septiembre.  

[ABTM id=3250]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete + quince =