Read Time:2 Minute, 59 Second

Nací orgullosamente en Banes, la Capital Arqueológica de Cuba, donde la ensenada se enseñorea de todo el cacicazgo Baní, donde los Aruacos hallaron sitio perfecto para asentarse en idílico paraíso terrenal y legar a los que vinieron después vocablos, tradiciones, alimentos, modos y herencias que hoy conforman una cultura matizada con elementos hispanos que impusieron los colonizadores españoles.

Esta fue una de las razones por la que Banes se ganó su epíteto más conocido, y caminar por sus calles es respirar cultura, pasar por el Museo Indocubano Baní, único de su tipo en el caribe, es viajar en el tiempo a través de las muestras que reflejan las diferentes etapas de quienes habitaron estos lares que hoy recorremos sin reparar en el ambiente que otrora se enseñoreaba de estas tierras.

Para Luis Augusto Méndez y Gastón Baquero, Banes es una ciudad de poetas, con tradición de juglares y rapsodas, donde tiene un papel esencial la biblioteca municipal Carlos Fernández, que, junto a la sucursal de Macabí y las casas bibliotecas, incentivan el hábito por la lectura, motivan a los creadores y son parte esencial de un derecho al conocimiento, sin que medie más pago que la satisfacción de ver a un banense cultivarse.

En pleno corazón de la ciudad descubrimos la Galería de Arte que, cada mes, brinda muestras que van desde las técnicas de las artes plásticas, pasando por la fotografía y la artesanía, que de manera sui géneris, crean los miembros de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas (ACAA).

A escasos metros de la Galería llama la atención una edificación atractiva con estilo ecléctico y salpicada con toques del barroco, que acoge entre sus decoradas paredes a la fábrica de la cultura banense, esa que promueve el arte y afianza la tradición cultural del territorio.

En el inmenso salón confluyen los pasos del danzón “Las alturas de Simpson” con el un, dos, tres de los danzoneros, que desde su círculo perpetuaron tan distintivo elemento de nuestra cultura: el baile nacional.

El tablado del fondo guarda el eco de las proyecciones escénica del profesor Juan Ramón Herrera y el marcado de los pasos de las agrupaciones danzarias que rescatan los autóctonos ritmos cubanos y caribeños; en las aulas del fondo se afinan las guitarras y el piano que recorren el pentagrama para buscar la melodía perfecta que acaricie los oídos. También hay lugar para mezclar con arte, talento y destreza los colores en las paletas que se llevan al lienzo o cartulina bajo la égida de Piriz y Veloz.

La antigua Casa de la Trova, hoy Casa del Joven Creador, es sede perpetua de la Banda Municipal de Conciertos, que bajo la dirección del maestro Lescay, rescata piezas imprescindibles del pentagrama cubano para ofrecer las retretas que hacen girar la glorieta y motiva a que dancen los árboles del parque Cárdenas en armonía perfecta de los acordes instrumentales.

Banes es un lugar que emana cultura, instituciones que hoy celebran junto a sus trabajadores una fecha que merece evocar a Raúl Gómez García, combatiente del Moncada cuyo nombre se multiplica en cada trabajador del sector de la Cultura, que no solo defiende a ultranza lo autóctono, sino que trabaja sin reparos para perpetuar lo distintivo en las noveles generaciones de banenses que aman la música, el teatro, la danza, las artes plásticas, los muesos, la historia local y la lectura.

A los artífices de nuestra cultura, llegue el reconocimiento de un pueblo que, a pesar de carencias o instituciones raídas por el paso del implacable tiempo, se sabe culto y se cultiva cada día.

[ABTM id=3250]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecinueve + 8 =