Read Time:3 Minute, 50 Second

Llega el verano y hay que vivirlo, no solo porque lo incite el eslogan de la temporada, sino porque nada mejor que vivir un verano a tu manera, y, en la justa medida, rodeado de mar y exuberantes paisajes.

Banes es un municipio con costas, distantes unos 11 kilómetros de los límites citadinos, por lo que quizás las opciones pueden reducirse a playa, sol, recreación y programación televisiva, pero Banes, como buen cacicazgo aborigen (el mayor de Cuba, de hecho), tiene relativamente cerca las costas, y movido un poco por la curiosidad y el espíritu filibustero y explorador que me caracteriza, le inquirí al hijo ilustre de mi ensenada, el historiador Abel Tarragó López, para que, utilizando la imaginación y aupado por mis ganas enormes de conocer sobre playas y otras anécdotas, me comentara sobre las playas de mi litoral. Quedé absorto cuando supe que las playas banenses sobrepasan las veinte y en apretada síntesis, aludiré a las más mencionadas y visitadas.

Iniciamos nuestro periplo costero por la Playa de Lengua de Tierra, perteneciente al consejo popular de Deleyte, situada en la bahía de Nipe, con una peculiaridad: sus arenas son negras.

Bahía de Nipe. Fotos tomadas de Internet.

Otra playa, quizás poco mencionada, pero harto visitada en verano es la playa de Esterito Viejo, donde los pobladores de Esterito, Italiana y otros barrios aledaños, gustan de ir a disfrutar de la brisa costera y hasta de la pesca en estos meses del período vacacional.

La playa-malecón de Macabí es otro bello paraje costero de nuestra geografía, no solo porque está rodeada de maravillosos paisajes y cayos, sino porque el hombre ha desarrollado confortables espacios en sus orillas, convirtiendo la playa y el muro del malecón en un perfecto lugar de esparcimiento en verano.

Macabí

Torrenteritas es quizás una de las playas más cercanas a la ciudad, justo en la parte sur de Banes, y aunque sus aguas no son lugar perfecto para el baño, muchos pescadores, exploradores y veraneantes llegan a desafiar los erizos y rocas, para disfrutar de unas refrescantes aguas que se encuentran, relativamente, cerca de la zona urbana.

Torrenteritas. Foto: Luis Rafael Quiñones.

Si seguimos la ruta, nos encontramos con El Cónsul, una playa que es sitio perfecto para un picnic o para compartir en familia y entre amigos en un paraje apartado y bello de nuestra geografía costera.

El Embarcadero, otrora puerto histórico de Banes, también es lugar frecuentado en los meses de julio y agosto por lo que pescadores, exploradores y muchos jóvenes preparan excursiones a este barrio que atesora mucha historia para vincularse a un paisaje de verano diferente, desde donde puede otearse la belleza del cercano cayo de Macabí.

El Cañón, paradisíaco sitio que se enseñorea de la entrada de la bahía de Banes, que comparte costas con tierra antillana, posee arenas blancas, una considerable profundidad en sus aguas y atesora una cueva conocida como de la lechuza, ofreciendo un bello espectáculo con las corrientes marinas que se pueden divisar fácilmente desde las embarcaciones.

La playa Caracolillo, de la cual no tengo un criterio exacto referente a sus particularidades y características, es otra con la que cuenta nuestra geografía costera.

Llegar a Morales bien podría parecer un buen lugar para veranear, pues es uno de los sitios costeros más visitado por los que, como yo, aman la cercanía del mar durante casi todo el año. Posee zonas rocosas, ninfas de aguas salobres en medio de una vegetación abundante, con caminos de rocas llamadas “diente de perro”, pero que bien vale la pena visitar por la gélida temperatura de sus salobres aguas subterráneas. Morales posee un amplio banco de arena que hace las veces de playa para niños sin el peligro del oleaje, ni la presencia de erizos, rascacios u otras especies marinas perjudiciales al contacto con el hombre.

Ninfas de Morales

A pocos metros a la salida de Morales encontramos bellas pozas  de aguas verde-azules, que entre rocas bien formadas ofrecen cierta privacidad y un oleaje perfecto para un baño veraniego y la pesca con varas y cordel. La Playita de las muchachas alegres es una parte del litoral muy visitada por grandes y chicos que disfrutan de un oleaje fuerte que rompe en las rocas y ofrece un paisaje digno de disfrutar desde sus aguas.

A unos tres kilometros de Morales se encuentra la playa de Puerto Rico, pero dejemos el recorrido costero en este punto, para volver en otra ocasión a este viaje, imaginario, por las playas banenses, esas que nos permiten vivir intensamente cada temporada del verano.  

[ABTM id=3250]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

2 thoughts on “Banes y sus playas menos conocidas

  1. A wonderful article and photos of the beaches of Banes. As a visitor I have been very lucky to see Morales, walk on the dogs teeth (carefully) near Guardalavaca. A visit to Macabai is still a wonderful memory, I hope to return. This article brought back many great memories, thanks.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho − dieciseis =