Read Time:2 Minute, 49 Second

“La tierra lo da todo, amor a ella, amor a ella para que produzca…”. Esa frase hizo famoso al campesino Alfredo Neves, un guajiro de pura cepa que vive en la Loma de la Lima, en el consejo popular de Retrete, en este nororiental municipio de Banes, que a sus 80 años es un buen ejemplo de trabajo y resultados.

“Yo trabajo desde niño, recuerdo que, con mi papá, que vivió hasta los 107 años, labraba la tierra, atendía a los animales y tirábamos plátanos en carretas con bueyes desde aquí hasta el embarcadero de Río Seco, que después iba con destino a Estados Unidos. Apenas aprendí algunas letras en la escuela, y nada más, cuando eso no existían oportunidades como ahora, había que trabajar desde chiquito para ayudar a la familia.”

“Para el Embarcadero salíamos de madrugada y regresábamos de noche, un viaje largo y difícil por esos montes, con un par de carretas llenas de plátano, cuando esta era una de las zonas bananeras del país que más exportaba la fruta para Estados Unidos·.

Alfredo tiene mil historias y cada una de ellas coloreadas con una cubanía especial y un ánimo particular. Habla rápido, como si quisiese llegar primero a cada tramo de la vida, mientras sube por una empinada cuesta hasta donde está su finca, desde la que se divisa un paisaje espectacular.

En sus tierras, un verdadero jardín plantado de ajo, cebollinos, boniato, malanga, maíz, frijol, plátano y ajíes, que, para este año, deben rendir mejor cosecha, porque, al decir de Alfredo, el 2020 fue malo, sobre todo por la intensa sequía que afectó al territorio durante más de 10 meses.

“La tierra hay que trabajarla y entregarle amor todos los días, acariciarla como una mujer para que te dé lo que tú esperas, sino estás fracasado”, recalca este experimentado campesino, quien en las escarpadas lomas de Retrete tiene su finca toda sembrada como tiene que ser, porque “no se puede perder ni un pedacito así”, señala con sus manos callosas, muestra de su labor durante tantos años.

La finca de Alfredo Neves, en la Loma de la Lima, en Retrete, Banes. Fotos del autor.

Me habla de los convenios porcinos que espera poner en práctica, del uso de la ciencia campesina para tener mejores rendimientos agrícolas, del clima, de sus experiencias en el cultivo del ajo, de la necesidad de que todos aportemos a ese empeño de país a la soberanía alimentaria y de su apego por la patria.

“Yo soy un patriota cubano, no tengo muchos conocimientos políticos ni sabiduría de letras, pero sé bien por experiencia y vivencias lo que era esto antes para los pobres y los campesinos. La mayoría vivía en casuchas miserables, sin luz y sin futuro, y ahora por aquí donde quiera sale un médico, un maestro, un consultorio, casas buenas de mampostería y somos felices a pesar de que hoy las cosas están apretadas, pero con trabajo y fuerza salimos adelante”.

La tierra abre sus surcos, iluminados por el sol, y una brisa fuerte sopla en medio de un verdor exhuberantes, como postales de una revista que nos entregan imágenes bellas, donde los hombres como Alfredo Neves, el campesino de la Loma de la Lima, en el municipio de Banes, fomenta su hermoso jardín productivo para el bien de un país que necesita más personas como él.

[ABTM id=2470]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

trece + 5 =