Read Time:2 Minute, 44 Second

Yosvani Torres Pino es el orgullo de Deleyte. Fotos del autor.

Era un día de sol abrazador. De esos que pican fuerte y hacen sudar la camisa. El polvo, el ruido de la vieja máquina que jadea y el día que cruza con sus horas, sus minutos, con las estrellas que lo reciben en el amanecer y lo despide casi al terminar la jornada.

“Esto es día a día, día, trabajo aquí unas 12 y hasta 14 horas, solo algunos recesos para el almuerzo y alguna que otra merienda, porque hay que reforzar el cuerpo”, dice el joven Yosvani Torres Pino, trabajador de la industria de materiales de la construcción de la localidad de Deleyte.

 “Bueno yo trabaja en la agricultura desde casi un niño, pero siempre me gustó estar inventando cosas, reparando equipos, trastes viejos, pero muchas veces los ponía a funcionar. Y así un día vinieron unos compañeros de la Empresa Constructora del Poder Popular, ECOP y me propusieron echar a andar esta fabriquita”.

Yosvani tiene una sonrisa de muchacho noble que sabe lo que es el sacrificio y la entrega, esa que se curte bajo del sol y con el tiempo. Gente de campo que adora lo que hace y se siente orgulloso por la utilidad de su sacrificio, materializado en sus aportes a distintos programas constructivos del municipio de Banes

“Hago fundamentalmente bloques de hormigón, alrededor de 400 unidades por jornada y tanques para agua, los cuales son comercializados en este mismo consejo popular y por la ECOP para el programa de la vivienda, tengo entendido que para la construcción de hogares otorgados por subsidios”.

La conversación fluye con este joven que se siente orgulloso de su familia, mujer e hija, que son sus principales motivaciones para el trabajo y el aliento diario para seguir aportando desde su puesto de trabajo al desarrollo del país.

Habla pausado, como midiendo bien sus oraciones, como para no equivocarse en ninguna opinión, porque cree que, si todos los jóvenes de hoy dedicarán su tiempo a algo útil, el país fuera mejor, tendríamos más mejores cosas con el trabajo aportador de bienes materiales.

 “Aquí somos tres, hacemos de todos, pero somos eficientes y trabajamos duro. Además de las labores en la industria, buscamos piedra en el monte como materia prima para el molino que hace la grava y todas las tareas asociadas que lleva esta fabriquita que es el orgullo de Deleyte, porque aquí vienen todas las visitas, y sobre todo, porque les resolvemos partes importantes que llevan muchos hogares ya construidos y otros en planes”.

Me invita a recorrer el área de su industria, y siento a cada paso los latidos de su corazón, con esa presunción sana que da el fruto de un trabajo, cincelado a golpe de esfuerzos constantes, voluntad perenne y ese amor que engrandece su alma.

Entre bloques de hormigón y el astro rey, con su luz, me habla de planes futuros, de proyectos que van armándose como sueños en la almohada y que saltan sus desvelos nocturnos para levantarse impulsado a nuevas metas.

Yosvani Torres Pin, es un joven cubano de estos tiempos, un guajirito de Deleyte, en el nororiental municipio de Banes, de la provincia de Holguín, que sueña, se desvela, ama y construye.

[ABTM id=2470]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

trece + 19 =