Read Time:2 Minute, 22 Second

La covid-19 nos ha permitido conocer de personas incansables, que no dejan de temer por el riesgo del contagio, pero que aún así dejan el calor del hogar para crecer en solidaridad, allí, en en las zonas rojas donde se lucha por la vida.

Así ocurre con el joven banense Arnoldo Teijido Cordovéz, voluntario de la Cruz Roja Cubana que desde el Hospital Militar “Fermín Váldez Domínguez” enfrentó en primera línea esta mortal pandemia.

“Me encomendaron la misión de ir a la Zona Roja en Holguín a apoyar la labor del personal de salud. Cuando me lo dijeron ni lo pensé, simplemente dije que sí, que estaba dispuesto. Primero fui a la Universidad de Ciencias Médicas y después al Hospital Militar”.

El rostro de este joven se ilumina y la emoción se hace parte de la conversación cuando remomora estas experiencias. “Los primeros días sentía mucho miedo, pensaba en mi familia y que no podía cometer ningún error, pues tenía que volver a mi casa sano. Allí uno ve muchas cosas, sabes que las personas que viste hace unas horas en un rato pueden fallecer porque las complicaciones son muy rápidas”.

Su labor allí fue de las imprescindibles, y él, aunque se caracteriza por la humildad, lo sabe. “Allí hice de todo un poco, lo mismo higienicé el piso, las camas, trabajé en la cocina llevando los alimentos a los pacientes y también fregando las bandejas; las horas de descanso fueron pocas, pero la satisfacción de ser útil era mayor, y eso me daba fuerzas”.

El primer día que usó el traje de protección personal se quedó guardado en su memoria para siempre. “Cuando me puse la ropa blanca, la careta y la pantalla para entrar a la Zona Roja se me congeló el cuerpo, fue como si me tiraran un cubo de agua fría, es que eso solo lo había visto en los médicos y enfermeros, después me fui acoplando a la situación y fue casi normal tomar todas las precauciones”.

La gratitud de los pacientes le conmovió el alma y le mostró una dicha que hasta ahora no había experimentado. “Lo mejor de esta labor tan dura es cuando ves a los pacientes recuperados y de alta, el agradecimiento de todo lo que hicieron por ellos y también de lo que yo hice, es maravilloso y te da fuerzas para seguir cumpliendo esta tarea que permite también ayudar a salvar vidas.”

“Estoy dispuesto a cumplir con esta misión y con todas las que me asignen por parte de la Cruz Roja, de la Salud Pública y la dirección del país, entregar mi aporte al enfrentamiento a la covid-19, me hace mejor persona, banense y cubano”.

La fortaleza de un hombre está en su corazón y esta pandemia ha hecho que en cada latido nazca una esperanza.

[ABTM id=2325]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × 3 =