Read Time:2 Minute, 40 Second

Hay maestros que te marcan de por vida, por una razón u otra, ya sea por su rectitud o por su inteligencia, por su pasión o por su cercanía con los alumnos, por su fuerza y su exacta caligrafía en la pizarra. Hay maestros que te retan y te enamoran por la palabra y la dulzura.

Hay maestras como Claribel Amieiro Rodriguez y Carmen Escalona Pérez que enaltecen el magisterio cubano y banense en particular. Ambas trabajan en la escuela de la educación especial “Héctor Güidis Norak”, centro de referencia el sistema educacional del territorio, la provincia y el país por sus resultados en la formación de los niños con retardos en la formación.

Carmen, con cerca de 50 años en las aulas, toda una vida en esta educación, moldeando el barro de quienes necesitan de la paciencia, la sabiduría y el amor que brota como un manantial del corazón de esta mujer entregada por entero a esta labor que considera lo más importante de su existencia.

Carmen Escalona Pérez

“Creo que nací siendo maestra, desde niña me gustaba enseñar y así emprendí el camino que me llevó a Minas del Frío, a La Habana, Santiago de Cuba, Holguín y a estas aulas que son como mi hogar, aquí trabajo, sueño, construyo y a veces hasta lloro, porque este es mi segundo hogar, aquí tengo a mis otros hijos, mi familia”, confiesa esta maestra jubilada que no pudo resistirse el estar en la otra casa, porque esta tiene igual de importancia.

Un magisterio exquisito y muy consagrado el de Carmen Escalona Pérez, una de esas pedagogas con un sentido muy profundo de lo que significa educar, ese evangelio vivo del que habló Luz y Caballero que se enorgullece de esta maestra tan entregada a su labor, por lo que ha recibido diferentes condecoraciones y estímulos, los cuales son resultado de lo que ella afirma con mucho énfasis: amor.

Por su parte, Claribel Amieiro Rodríguez es la síntesis de la consagración y el empeño. Sus 36 años de magisterio le valen hoy para recibir el reconocimiento del Ministro de Educación, la medalla José Tey y ser seleccionada para participar en el Congreso Internacional Pedagogía 2021, entre otros reconocimientos.

Claribel Amieiro Rodriguez

“La vida me ha premiado con muchas cosas, pero ser maestra es el mayor lauro de mi existencia, sin esto no podía vivir, trabajo y sueño con todo esto. Creo que es una labor muy consagrada, pero también de mucho valor, y me siento premiada por todo lo logrado aquí, pero sobre todo por la sonrisa de los niños, por saber que hacemos bien a la sociedad”, reconoce Claribel.

Con estas dos maestras banenses, con los que dejan su alma en las aulas, con los que se someten a diario a miradas críticas de muchachos preguntones e inquietos, con los que olvidan sus problemas y están en ese espacio diverso de aprendizaje que es una escuela, desmenuzando libros e impartiendo saberes; con esas prefiero quedarme, y a esas prefiero abrazarlas, agradecerles, describirlas. ¡Qué formadoras del tiempo, la luz y el amor! ¡Qué batalladoras ante las dificultades y moldeadoras de la grandeza humana! Así son Claribel Amieiro Rodriguez y Carmen Escalona Pérez. 

[ABTM id=2470]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × cinco =