Read Time:2 Minute, 43 Second

Estas imágenes son como cuadros del ayer en el municipio de Banes, donde la crianza de cerdo, que años atrás contaba con más de 15 centros dedicados a esta tarea, ha tocado fondo ya que los productores abandonaron el programa porcino, sustentado entonces en los suministros de alimentos de importación.

“Teníamos una producción que estaba montada sobre altos volúmenes de importación de materia prima y a partir de la incapacidad de lograr comprar todas esas materias primas hay una contracción en la producción de cerdos”, señaló Ángel Fernández Almarales, delegado de la agricultura en Banes.

En reciente análisis realizado por el Gobierno de este municipio sobre el tema, se supo que la incapacidad de cambiar la matriz alimentaria y genética en corto plazo conlleva a que la recuperación de la porcinocultura en el territorio sea demasiada lenta, semejante a la del país.

Los intentos de promover el desarrollo a gran escala del puerco de capa oscura tampoco tiene hoy los resultados deseados en el municipio, al no concretarse tampoco un engranaje sólido en la producción de alimento animal, dígase yuca, maíz y otras proteínas necesarias en las cooperativas y otras entidades.

Los pocos módulos pecuarios que funcionan en las cooperativas agropecuarias del municipio cuentan con muy pocos animales para la reproducción y de variedades genéticas muy rudimentarias, lo que hace que su progreso y comercialización sea pobre, dijeron los especialistas, quienes señalaron que se dan pasos para mejorar la raza a través de cruzamientos.

Es imprescindible armar una estrategia sólida para la recuperación porcina, teniendo como fundamento la elaboración de alimento animal, incorporando con fuerza la yuca, el maíz y la soya, logrando a la vez encadenamientos entre los productores e incorporar la ciencia y la técnica como elemento supervisor de un desarrollo que amerita responsabilidad, seguimiento continuo, voluntad personal y control estatal.

En el encuentro se dieron muchas sugerencias, entre ellas, preservar las razas más óptimas y de mayor rendimiento que están adaptadas a nuestro clima, recuperar y mantener los cruzamientos que se han logrado entre razas rústicas y de alto rendimiento, recobrar la producción estatal y los centros integrales porcinos, revitalizar y desarrollar la producción cooperativa, así como continuar apoyando y desarrollando la producción privada.

Allí se puso de ejemplo a la Cooperativa de Producción Cañera «Regino Guerrero», de Este roto, la cual, con un trabajo paciente y sólido, viene avanzando en su módulo pecuario, ya con más de 5 reproductoras porcinas y un crecimiento en el número de animales.

Actualmente, los precios en tarima de la carne de cerdo en Banes están por encima de los 240 pesos con tendencia al crecimiento ante la escasez del producto, hecho que solo podrá revertirse con más oferta, que tienen que partir de la recuperación de la masa en los centros porcinos y otros criadores, aprovechando al máximo las 63 medidas para potenciar la producción agropecuaria y las 93 medidas para salvar la producción azucarera.

También, como se dijo en el encuentro, se le debe dar mayor provecho a todos los subproductos del cerdo en diferentes centros laborales y buscar soluciones propias a la elaboración del pienso de inicio, así como continuar apoyando y desarrollando la producción privada, caminos para que nuestro «mamífero nacional» vuelva con una imagen más representativa al paisaje banense.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × 1 =