Read Time:2 Minute, 11 Second

Cuando el gallo canta a las 5 de la mañana ya Danilo Moscardón está de pie hace mucho rato, “porque a las tareas del campo hay que entrarle temprano”, dice este agricultor de la zona de El Negro, en el oriental municipio de Banes, quien se prepara para la campaña de siembra de frío.

“Tengo muchos planes que ni me caben en la cabeza, pero voy ahí poco a poco, sembrando arroz, plátano, yuca y preparando las tierras para los cultivos de frijol, tomate y boniato”, expresa Danilo, quien con su yunta de bueyes ya tiene preparadas unas tres hectáreas de tierra y sigue avanzando en esta tarea.

Me habla entusiasmado del cultivo del arroz, con esa alegría de guajiro que ve reverdecer sus campos. «Hace solo unos tres años comencé en este cultivo y me ha ido muy bien, comencé por un pedacito y cada año me voy embullando más, en la última cosecha recogí más de 20 quintales y ya para esta sembré más de 4 hectáreas».

Danilo Moscardón, campesino banense. Fotos del autor.

Sonríe a veces y me muestra los campos copiosos del cereal y las capacidades de agua para poderlo cultivar. «Aquí hay buenos manantiales, pozos y cañadas donde tomamos el agua para poder cultivar el arroz, un trabajo duro de verdad porque es en el fango y nosotros lo sembramos de manera artesanal con bueyes, pero al final recogemos el fruto, con mucho sudor, pero con satisfacción».

Asociado a la Cooperativa de Crédito y Servicios (CCS) «José Antonio Echevarría», de Tanganica, Danilo tiene también en sus tierras varias reses y ovejos, los cuales también le dan aportes en leche y carne. Indago por el destino de sus producciones y responde: «Mi mayor aporte es el al Hogar de Ancianos, entrego diferentes viandas, hortalizas, leche y ahora arroz. También comercializo directamente a la población y hago mis entregas a la cooperativa», expresa este destacado productor banense.

El sol calienta y Candela y Palomo halan duro del arado, rompiendo la tierra en una pendiente que será sembrada de tomate y frijol para esta campaña de frío, asegura Danilo, que se siente optimista en sus planes de cultivo, mientras sigue pensando en grande con el arroz, porque aunque da trabajo, es un cultivo noble.

“Hay que trabajar, compay, porque de la tierra sale la mayor cantidad de alimentos y tenemos que aprovechar cada pedacito, y más aquí, que tengo la posibilidad de agua, que beneficia estas tierras”, destaca el agricultor, quien es uno de los abanderados en Banes en la utilización de los abonos orgánicos en sus plantaciones en aras de obtener buenos rendimientos.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × dos =