Read Time:2 Minute, 36 Second

Heriberto Vera es un campesino de la zona de Los Pasos, en el holguinero municipio de Banes, uno de esos hombres que ama la tierra como su propia vida, hombre endurecido sobre el surco y bajo el sol desde su misma niñez.

Todo el mundo lo conoce como Pancho Vera, productor de vanguardia dedicado a los cultivos varios y la ganadería, con un aprendizaje de años de trabajo que convierten en un sabio, cuya academia es el surco y la guardarraya.

A la pregunta de cómo fue el 2020 y cómo va el 2021, respondió con pausa y firmeza: “El año pasado hubo muchos contratiempos, sobre todo por las afectaciones del clima, pero pudimos lograr algunos resultados, sobre todo en la ganadería, donde entregamos más de 20 toneladas de carne a la industria, con buenas reses y también algo de leche, aunque no es el fuerte mío”, agregó.

“En los cultivos varios, lo mejor fue la hortaliza, gracias a una casa de cultivo que tenemos por acá, donde pudimos cosechar abundante lechuga, remolacha y tomate, fundamentalmente. En este 2021 estamos un poco mejor y con muchas perspectivas. El cultivo y cosecha del pimiento está muy bien, pronto montaré la casa de cultivo, que me brinda mejores posibilidades productivas durante todo el año, tanto en la campaña de frio como de primavera, y eso es muy bueno”, refiere el agricultor.

Campesino de avanzada de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) “Rubén López”, de la zona de Tasajeras, Pancho es uno de esos personajes que cree ciegamente en el precepto martiano de que si el hombre sirve, la tierra sirve, porque allí, en su propiedad, este precepto se ha demostrado durante años, con mucho trabajo, constancia y requerimiento una manera de querer a la agricultura, con la cual se sueña y labora todos los días, con esa conciencia de que allí están los frutos de la vida.

Sobre cuál es el secreto de sus resultados, Pancho me confesó: “El campesino no puede darse el lujo dormir mañanas ni estar el ñequeñeque de que esto esta malo, que no se puede ni nada de eso, hay que meterle el pecho a los problemas, que no son pocos hoy. El trabajo del campo es riguroso y obliga a la constancia, sino estás perdido y no logras nada. Tienes que estar ahí cerca del surco, en el corral de los animales, en el potrero, atento a las plagas, al riego, al arado, en fin a todo”, subraya.

Fotos del autor

Sembrados de pimiento, soya, yuca, boniato, alimento animal y tierras preparadas para las venideras plantaciones es el panorama que se visualiza en la finca de Pancho Vera, un banense orgulloso de su origen campesino que está consciente del llamado del presidente cubano, Miguel Díaz Canel Bermúdez, sobre el Programa de Soberanía Alimentaria y Educación Nutricional.

“Oiga, si en Cuba todos aportáramos un poquito, si todas las tierras estuvieran debidamente utilizadas, los efectos del bloqueo fueran menos. Hay que mover los arados y los corazones”, recalca este campesino que pone sobre la tierra el alma, para que de allí nazcan los frutos.

[ABTM id=2470]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

18 − nueve =