Read Time:3 Minute, 4 Second

Pronto la vieja casa de Irene Batista Pérez, en el barrio de La Musen, de esta ciudad de Banes, será un recuerdo del pasado, porque allí mismo, donde un día se levantó un viejo caserón de adobe y ladrillos, hoy se erige una moderna vivienda con todas las condiciones gracias al programa de subsidios que lleva adelante el Estado cubano para mejorar la calidad de vida de su población.

Visiblemente emocionada, Irene da gracias a la vida, y a esta Revolución que le ha dado la oportunidad de contar ahora con un hogar digno.

“Esto es una verdadera bendición. Le doy mil bendiciones al gobierno, a Fidel y a todos los que me ayudan a tener hoy la posibilidad de tener una casita linda como esta. Es como un sueño. Yo estoy muy feliz”, recalca Irene.

Su esposo, Eugenio Grasas, un hombre curtido por la vida y el trabajo, también tiene palabras de elogios para este programa que lleva adelante el Gobierno cubano de manera gratuita, y que solamente este año desembolsará más de seis millones de pesos en este municipio de Banes. Eugenio expresa que todo viene fluyendo bien y que pronto podrán contar con un hogar confortable donde pasar la vejez.

Enel mes de agosto de este año se espera concluir alrededor de 60 células básicas, como las de Irene y Eugenio. Fotos del autor.

Esta política se encamina a dar solución a las necesidades de aquellas familias con situación vulnerable de vivienda que, por sus escasos recursos económicos, requieren de una ayuda estatal, y permite que se equiparen a otro grupo de personas que no presentan esta misma situación; también permite que hoy Jorge Luis Pavón Hidalgo tenga la esperanza cercana de contar una vivienda confortable y acorde a sus necesidades.

“Esto es maravilloso, algo muy importante para las familias de bajos ingresos, lograr lo que no podemos alcanzar con nuestros salarios. Mi casa fue una de las destruidas por el huracán IKE y ahora mi esposa y yo vemos realizado nuestros sueños de tener un hogar confortable, refiere Jorge Luis Pavón Hidalgo

Este programa beneficia a las personas con falta de solvencia económica para solucionar los problemas de vulnerabilidad de la vivienda, favorece la evolución del fondo habitacional, da credibilidad política, permite un mejor aprovechamiento de los recursos y estimula la producción local de materiales de la construcción.

Lourdes Vera es una de esas agradecidas, quien dedica palabras de encomio para este programa ya hecho realidad en su caso, ahora con un hogar hermoso, donde convive con su nieta.

“Esto es lindo y yo soy una de las premiadas por el Estado cubano”, recalca mientras muestra con orgullo y felicidad su nueva morada, donde tiene las condiciones indispensables para vivir decentemente.

Algunos problemas en el desarrollo de este programa constructivo se presentaron que en el municipio de Banes, como son la falta de control, el débil proceso de asesoramiento, deficiencias en la venta de materiales de la construcción y hasta el uso indebido de los recursos materiales y financieros otorgados, que provocaron retardos sustanciales en la terminación de obras. Actualmente, el panorama muestra un rostro positivo y esperanzado.

“A los subsidios hay que darle un impulso especial”, subrayó el presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular, Yánder Rodríguez Santana, quien subrayó que urge implementar métodos diferentes: hay que ponerles “padrinos” a los subsidiados, que los orienten y los asesoren con el uso del financiamiento. Se trata de un tema a atender con alta prioridad.

Para el mes de agosto de este año se espera concluir alrededor de 60 células básicas, un importante aporte programa que tiene el sello del humanismo de la Revolución Cubana.

[ABTM id=2470]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

7 − 3 =