Read Time:2 Minute, 37 Second


René Piñeiro Domínguez, tresero autodidacta del barrio rural de Samá, en Banes. Foto y video del autor.

Las cuerdas de la guitarra tocan frenéticamente una de esas melodías antológicas del pentagrama nacional, la voz sale afinada y fuerte de la garganta, como un sinsonte que canta alegre en el monte, al cual se aferra con un amor infinito, porque allí está su hábitat predilecto.

“Yo soy un juglar, voy de barrio en barrio, cantando y alegrando corazones, porque la gente del campo también necesita de la música para vivir”, me confiesa René Piñeiro Domínguez, tresero autodidacta del barrio rural de Samá, en el nororiental municipio de Banes, en la provincia de Holguin. El rostro se le ilumina de alegría cuando le abordó en medio del guateque y le pregunto.

¿Y desde cuándo toca usted?

“Ay, mijo, desde los 7 años, y ya tengo 84, toda una vida. Mi mamá le dijo a mi papá que me comprara una guitarrita porque el niño quería ser músico y desde ahí no la he soltado nunca, ella ha sido mi novia y mi esposa de toda la vida, la adoro como  una de las cosas más grandes de la vida”.

No hay fiesta campesina en toda la zona de Samá, Cañadón y otros barrios de los alrededores, donde el viejo René no esté invitado. Los sábados o domingos se pone la guayabera, el sombrero de yarey y se echa al hombro su guitarra para  ponerle música a los bateyes, cooperativas, barrios o cualquier otro “motivito” que los guajiros preparan.

¿Cuántos kilómetros ha recorrido usted con su arte?

“Yo soy uno de los artistas más solicitados de la región, soy el Ricardo Arjona o el José José de La Uvilla, Cayo La Jagua, Lindero, La Canela, Guardalavaca, Ochoa, Los Lajiales, y muchos otros barrios. Canto música romántica, sones, guarachas y lo que el público requiera. Desde niño me ganaba mis pesitos haciendo música, aprendí autodidactamente y ahí voy, creo que no lo hago tan mal, o por lo menos a la gente le gusta”.

Esboza una sonrisa, aferra sus dedos a las cuerdas de la guitarra y comienza tocar un bolero de Benny Moré. “Oh, vida..”. Se emociona  tanto que las lágrimas corren por su rostro curtido por el sol y los avatares del tiempo.

“Ese Benny fue, es y será lo máximo. Él es mi máxima inspiración, como lo es la música cubana”.

Andador constante por los caminos, René Piñeiro  Domínguez trabajó un tiempo en las instalaciones turísticas del balneario de Guardalavaca, fue promotor cultural de Samá y ha recibido importantes propuestas de agrupaciones de La Habana y Holguín como tresero, instrumento que domina con asombroso magisterio.

“Creo que me sembraron aquí, en esta tierra. Me plantaron como una yuca o un ñame para darle alegría a mi gente, para satisfacer sus corazones. Ahora tenemos un septeto con toda la familia, hermanos, sobrinos y nueras, vamos a las fiestas familiares, guateques y actividades campesinas y la gente goza con nuestros sones, guarachas y boleros”, destaca  René, quien reafirma: “yo soy del monte y con el monte voy haciendo música”.

[ABTM id=2470]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

One thought on “René, el tres y la música del monte (+ video)

  1. !!!Que Alegría me da al buscar mi disco en internet “Rene y los grandes del Tres “conocer de la existencia de este humilde y gran hombre amante de la música y de nuestro “Tres”.Algun día contaré también con tu instrumento en mi proyecto.Feliz 2020.Rene Esquivel Sarria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 − 8 =