Siembra de yuca en Banes: una cuestión de seguridad alimentaria

0 0
Read Time:4 Minute, 18 Second

En el complejo panorama económico actual, caracterizado por el crecimiento del precio de los alimentos y las materias primas empleadas en la fabricación de piensos y otros productos, fomentar el cultivo de la yuca se convierte en un imperativo que no admite dilaciones.

En esa dirección, el sistema de la agricultura en el municipio de Banes desarrolla un programa para llevar a los campos más de mil 100 hectáreas del tubérculo, tarea nada fácil, teniendo en cuenta que hoy no se cuenta con la cantidad de semillas disponibles.

El ingeniero Ángel Fernández Almarales, delegado de la agricultura en municipio, significó que hoy existen plantadas en las distintas formas productivas del territorio un poco mas de 600 hectáreas, hecho que demuestra que los propósitos de cubrir el plan previsto aun esta lejos y se necesita del esfuerzo, la comprensión y la voluntad de muchos.

Hoy existen plantadas en las distintas formas productivas del territorio un poco mas de 600 hectáreas de yuca. Fotos del autor e Internet.

“Se ha diseñado toda una estrategia por parte de la delegación de la agricultura para este 2023 llegar a las mil 100 hectáreas en el plazo más breve posible, a la cual se le da seguimiento por parte de los técnicos y otros directivos del sector”, reconoció Fernández Almarales, quien está consciente de que más que una alternativa, esa tarea constituye una necesidad.

Especialistas del sistema agrario reconocen que es un cultivo que se adapta muy bien a las condiciones climáticas de nuestro municipio y es muy resistente a la sequía, por lo cual nunca llega a secarse: tiene un mecanismo fisiológico, mediante el cual, cuando disminuye el agua del suelo, cierra parte de los estomas y comienza a producir hojas más pequeñas; a la vez que inclina sus hojas por la mañana, de manera perpendicular a la radiación solar; y por el mediodía, de forma oblicua, para que los rayos no incidan tanto sobre ella.

La ingeniera Daimarelis Rodriguez Leyva, representante en Banes de la Unidad de Extensión, Investigación y Capacitación Agropecuaria (UEICA) declaró que en estos últimos años se viene trabajando en la introducción de nuevos clones, como jagüey dulce y enana rosada, típicas del municipio de Gibara, la llamada chaparrera, la selección Holguín, la señorita y otras de alta productividad.

Destacó la especialista que se trabaja para elevar los conocimientos no solo de los clones a sembrar, sino también de las mejores tierras, épocas y semillas a plantar, a la vez que puntualizó que la yuca es un excelente extensor para la elaboración de pan, galletas y la repostería, aún insuficientemente empleado en el territorio por varias trabas burocráticas y el desconocimiento de su verdadera importancia.

Julio Cesar Escalona, director de la Empresa Agroindustrial del Cítrico de Banes, explicó que para este año existe un plan coordinado con las 36 formas productivas para impulsar el programa de siembra de este cultivo con el propósito de cerrar la venidera campaña de primavera con no menos de 800 hectáreas plantadas del tubérculo.

Por su parte, Carlos Herrera, presidente de la unidad productiva “28 de Enero”, de la zona de Mulas, señaló que hoy este cultivo no avanza más en el municipio debido a la falta de mercado y de una industria que procese el tubérculo, lo que hace que los productores se dirijan hacia cultivos que generan mayores ganancias, como el frijol, el maíz y otras viandas.

La yuca, catalogada como la más importante dentro de este grupo de plantas de interés económico (raíces y tubérculos), tiene su principal valor económico en su órgano de reserva o almacenamiento de energía. Las raíces tienen diversos usos en la alimentación humana y animal, además de una gran jerarquía para la seguridad alimentaria y la generación de ingresos, especialmente en las regiones propensas a la sequía y de suelos áridos, como el municipio de Banes, cuya agricultura es de secano.

Eduardo Díaz, presidente de la Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC) “La Juba”, una de las unidades que más siembra yuca en el municipio, dijo que este año 2023 es propósito superar las 40 hectáreas del tubérculo, a la vez que recomendó que desde ahora se trabaje por parte de las autoridades en buscar destinos seguros para la producción, para no desestimular a los productores y volver a decaer en las cosechas.

La yuca, producto heredado de nuestros aborígenes, tiene disímiles usos mucho más allá de las tradicionales formas de consumirla que tenemos los cubanos. Encontrar y estimular esas posibilidades de tan rico tubérculo es hoy un reto que hay que asumirlo con responsabilidad y también con habilidad, porque ante las contingencias alimentarias que enfrenta el país, la yuca puede convertirse en un soporte importante para las elaboraciones de pan, galleta, dulces y otros alimentos.

Siembra de yuca en la zona de La Juba, en este municipio de Banes. Foto del autor.

Para ello, es importante el uso de la ciencia y la técnica para buscar las mejores variedades de yuca, las más productivas y de un alto contenido de harina, y así se ha emprendido el camino en las tierras de Banes, donde todavía hay que trabajar muy duro para lograr ese reto.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
Banes Destacado