Read Time:4 Minute, 34 Second

Foto tomada de Internet

Desde el pasado mes de marzo y hasta el próximo agosto, el municipio de Banes está inmerso en la campaña de siembra de primavera. El buen aprovechamiento de la tierra en esta etapa se torna imprescindible para el cumplimiento de los volúmenes percápitas mensuales de viandas, estipuladas en el programa de autoabastecimiento municipal.

De acuerdo con Ángel Fernández Almarales, delegado de la agricultura en el territorio, este año la sequía ha hecho mella en varios cultivos, fundamentalmente porque muchos de ellos se planifican en áreas que no cuentan con sistema de riego, por lo que se trabaja con mayor ahínco en la preparación de las parcelas. “Con la llegada de los primeros aguaceros, la campaña adoptará un ritmo más acelerado, ya que actualmente hay grandes extensiones de tierra surcada”, dijo.

Fernández Almarales destacó que para la campaña de primavera se dio prioridad a la siembra de unas 400 hectáreas (ha) de frijol caupí, con el objetivo de obtener semillas y suplir parte de las caídas productivas de la variedad facciolo, la cual no tuvo los rendimientos esperados por los efectos del clima y otros problemas objetivos y subjetivos.

Foto tomada de Internet

Además, refirió que otra tarea de impacto que ejecuta la nación, dentro de la campaña de primavera, es la siembra de unas 450 ha de maíz para el consumo animal, de las cuales ya están en el surco más de 200.

Ante la extendida y pronunciada sequía que afectó por largos meses el municipio, las entidades de la agricultura en el territorio concentran parte de sus fuerzas en la preparación de tierras para la siembra de cultivos varios y acelerar las siembras aprovechando algunos aguaceros del mes de mayo.

En Banes, en total son más de 3 mil las hectáreas a plantar en esta campaña de primavera, la cual no está exenta de dificultades en el orden material por la escasez de combustible, el uso de la maquinaria, los pesticidas, abonos y otros insumos, lo que implica multiplicar esfuerzos, estrategias e inteligencia para que en el tiempo más favorable y oportuno la semilla esté en el surco y crezcan los cultivos.

POR MÁS VIANDAS EN EL SURCO Y EN LAS MESAS BANENSES

Como aporte al programa de autoabastecimiento municipal, se impulsan los sistemas locales de producción de alimentos, a fin de lograr que a nivel territorial se puedan integrar la producción y la comercialización de productos del agro de manera que permitan satisfacer las necesidades propias de abastecimiento, y que se haga con calidad.

Desde el surco se pretende, entonces, asegurar los volúmenes necesarios de los cuatro productos fundamentales: la yuca, el plátano, el boniato y el frijol.

En Banes se utilizan alrededor de 100 sistemas de riego. Foto del autor

En el plátano se cumple con la caballería por cada mil habitantes y se sigue sembrando y renovando áreas en aras de garantizar la continuidad productiva de esta demandada vianda con una larga y productiva tradición en el territorio, particularmente en la zona de Mulas, cuyos agricultores afirman que este cultivo seguirá creciendo y llenando los mercados banenses.

En el caso de la yuca, aún no se alcanzan los programas establecidos, pero se avanza y ya son varias las unidades que llegan a la caballería por cada mil habitantes, en tanto el boniato comienza a crecer en áreas y productividad, gracias a la utilización de los más de 100 sistemas de riego del proyecto Prodecor. Aquí se garantiza también las semillas para el aumento progresiva de áreas.

De acuerdo con el delegado de la agricultura en Banes, se sigue priorizando la siembra de productos de ciclo corto, e insisten en extender la práctica de cultivos intercalados en la producción agrícola del territorio.

INICIATIVAS Y ESTRATEGIAS EN EL SURCO PARA PRODUCIR MÁS

Ante la situación que vive el país con las importaciones, el sistema de la agricultura en Banes, como en el resto del país, tiene que incrementar el uso de la tracción animal, los abonos orgánicos y los pesticidas y plaguicidas de producción nacional con el objetivo de poder garantizar los procesos productivos.

Organopónico del Hogar de Ancianos, en esta ciudad de Banes. Foto del autor.

En Banes se viene creciendo paulatinamente en cuanto a la tracción animal, aunque no lo suficiente, pero ya logra garantizar una parte importante de los procesos de preparación de tierras, siembra y cultivos, así como otras tareas fundamentales del campo.

Más de mil 200 yuntas de bueyes están en los surcos y otra buena cantidad está en preparación para sumir el rol de la maquinaria, detenida o no, en plena capacidad de acción por las carencias de combustible. La vuelta al yugo y al narigón vuelve a formar parte del campo banense.

El Centro Municipal de Entomófagos y Entomopatógenos garantiza cantidades comerciales de agentes de control biológico para combatir el ataque de plagas y enfermedades en los cultivos.

Foto tomada de Internet

En cuanto a los abonos orgánicos, todavía no se generalizan las buenas actitudes de cooperativas como la “26 de Julio”, de Flores, pero los campesinos van entendiendo que este es el camino, porque es el más viable y al alcance de sus pies para andar en tierra firme.

En fin, la agricultura banense tiene un gran reto porque de las 30 libras percápitas todavía andamos rondando la mitad de la cifra, y esta campaña de primavera debe significar un nuevo reto para cambiar y ponerle más a la mesa de la población.

[ABTM id=2470]

 

 

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 + tres =