Read Time:3 Minute, 9 Second

Pascual Proenza Martínez es la leyenda misma. Este banense tiene ahorrados al país miles de dólares y más de un millón de pesos en moneda nacional con sus innovaciones a lo largo de su vida de trabajo en los Talleres Ferroviarios “Jesús Suárez Gayol”, de los que hoy es jubilado.

“Mi vida entera y mi pasión es esa, innovar, buscarle soluciones a los problemas, y encontré un lugar ideal en los talleres ferroviarios Suárez Gayol, con una larga tradición en esta actividad, con hombres como Manuel Peña Candía, quien hizo muchos trabajos para una compañía norteamericana que administró el puerto de La Guaira, en Venezuela, e inventó una pistola automática para embarcaciones en el canal de Panamá”, cuenta Pascual.

Larga es la historia de este hombre dentro de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores( ANIR), con más de 100 premios a todos los niveles, incluyendo dos de ellos recibidos de manos del Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, en Fórums Nacionales de Ciencia y Técnica, donde alcanzó otros lauros en su larga y fructífera carrera.

“Yo soy un hombre privilegiado, porque tuve la dicha de compartir y recibir del Comandante los estímulos como ganador en dos eventos nacionales de Ciencia y Técnica. Allí compartimos con él, y nos habló de la importancia para Cuba de buscarle soluciones a los problemas que tenían nuestras empresas y la necesidad del ahorro en una nación bloqueada por el imperialismo yanqui”.

Casi 50 años de trabajo transcurrieron en la vida Pascual Proenza en los Talleres Ferroviarios “Suárez Gayol” de la ciudad de Banes, y aportes superiores a los 2 millones de pesos en moneda nacional y otros 200 mil en divisas convertibles dicen de la valía de los aportes de este destacado innovador banense.

Pascual Proenza Martínez es la leyenda misma. Fotos del autor.

“Nosotros nos crecimos de verdad en el Período Especial, aquí nos multiplicamos y fortalecimos el movimiento del Fórum. Había que hacer zafra con lo que teníamos y la hicimos, gracias la mayoría de las veces con lo que éramos capaz de inventar, desde tornillos, hasta adaptaciones y remodelaciones de piezas que valían en el mercado internacional cientos de miles de dólares para mover el transporte”, afirma este destacado innovador banense que vive orgulloso de pertenecer a una generación muy consagrada.

Habla como un sabio que parece conocer todos los secretos del campo al que ha dedicado casi toda la vida, porque allí creció forjando una tradición que aún se mantiene, y al cual recurre a cada rato para no olvidar y seguir sintiendo que es útil, enseñando como un maestro a las nuevas generaciones que lo necesitan.

Ocho veces Vanguardia Nacional de la ANIR, varios reconocimientos como Trabajador Vanguardia en el sector azucarero y ferroviario, pero sobre todo el cariño de sus compañeros, son parte importante de la obra de este creador banense.

“Yo me siento feliz por la obra realizada en todos estos años y sigo aportando desde este tallercito en mi casa, aquí arreglo filtros, invento piezas para distintos equipos, hasta para el sistema de la salud, carros de turismo y del transporte en Banes que hoy son muy útiles por la carencia de los mismos”, apunta Pascual.

“Aquí vienen muchos clientes y siempre trato de resolverle los problemas”, refiere este innovador banense que también le brindó importantes soluciones a la Marina de Guerra Revolucionaria, por la cual también fue distinguido en varias ocasiones.

Hay un aire de orgullo en sus palabras y en ese sentimiento de amor por los Talleres Ferroviarios “Jesús Suarez Gayol”, en los que laboró unos 50 años. “Estoy aquí cerca de ellos, siento como palpita mi corazón cuando suena la sirena llamando al trabajo, sueño con esos hierros y con ese andar que me acompañará hasta el último minuto”.

[ABTM id=2470]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × uno =