Read Time:3 Minute, 37 Second

El machismo es una expresión derivada de la palabra macho. Se define en el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia como la actitud de prepotencia de los varones respecto a las mujeres. Es una ideología que engloba el conjunto de actitudes, conductas, prácticas sociales y creencias destinadas a promover la negación de la mujer como sujeto, indiferentemente de la cultura, tradición, folclore o contexto.

Para muchos especialistas, la historia de la humanidad es precisamente la historia de la dominación de la mujer por el hombre, una situación que se sostiene hasta hoy partiendo de tradiciones y convenciones sociales. El debate de si en Cuba somos o no somos machistas prevalece y la gran mayoría puede dar sus opiniones sobre el tema. Según un estudio publicado en la revista Mujeres, la doctora en psicología, Mayda Álvarez, directora del Centro de Estudios de la Mujer, dijo que “Cuba es una sociedad machista, aunque en nuestro país ocurren y han ocurrido transformaciones importantes relativas a las relaciones de género, todavía hay manifestaciones de machismo en el plano de las relaciones interpersonales y también de carácter institucional, organizacional”.

Entre las situaciones con que se conviven en el país están la visión de la mujer como un objeto sexual, cuando se le subestima para algún tipo de oficio o para el acceso a las responsabilidades de dirección, se le deja a ella toda la responsabilidad del hogar, la violencia intrafamiliar, cuando el hombre no acepta o se resiste a los éxitos de su pareja, la descalifica o subestima, cuando los chistes las desvalorizan y cuando se concibe el amor como subordinación. Existe una creencia de que en las zonas rurales la situación es más compleja, sin embargo, especialistas como Dilcia García, responsable de genero de la Asociación Cubana de Producción Animal, que afirman que hay un estereotipo de rudeza asociado a las condiciones del campo, a su modo de caminar, de vestir, de comportarse, hay un pensamiento machista, pero considera que está cambiando. En Banes esta situación cambia poco a poco, y aumenta la percepción de las mujeres en este sentido.

En las diferentes unidades productivas se gana cada vez más en la cooperación entre hombres y mujeres, así como la llegada de estas a los principales puestos de dirección. El funcionamiento de las brigadas FMC – ANAP contribuye al logro de este objetivo, ya que promueve la participación de las féminas no solamente en las labores del campo, sino además en las juntas directivas de las cooperativas. Elsy Ávila Cintra, secretaria de la Federación de Mujeres Cubanas en Banes, afirma que le ha sido difícil, pero que poco a poco se ha logrado la incorporación de las mujeres a las brigadas. “Al principio era difícil lograr que salieran de la casa, hacerlas ver que su aporte también es importante, porque los esposos, los padres, los hermanos se oponían. Son ideas arraigadas, pero acercándonos a la familia con respeto ha sido posible que se incorporen cada vez más a estas estructuras, y también se conviertan en asociadas de las cooperativas”.

“Las mujeres tienen aquí un espacio privilegiado, porque en realidad se lo han ganado, no se lo estamos regalando, sino que siempre han estado a la vanguardia de todas las tareas”, argumenta Alfredo Guerrero, presidente de la Cooperativa de Producción Agropecuaria 26 de Julio, de la localidad de Flores, una de las unidades productivas donde con mayor entusiasmo trabajan las brigadistas. “En las asambleas tocamos el tema con los campesinos: si las esposas y las hijas están directamente vinculadas al campo, mano a mano con los hombres de la familia, no hay justificación para que no se asocien a la cooperativa, e incluso para que formen parte de la junta directiva. Además, hemos logrado una serie de beneficios para los cooperativistas y la comunidad, que promueve la creación de puestos de trabajo para las mujeres. Un ejemplo de eso es la peluquería que funciona aquí mismo, en la cooperativa. Queda mucho por hacer, pero vamos avanzando”.

El cambio de mentalidad hacia la incorporación de la mujer a escenarios de toma de decisiones es uno de los aspectos que se priorizan en el trabajo con las féminas en las áreas rurales del municipio de Banes. Lograr la concientización de todos es un reto que se mantiene y en el que todos los banenses debemos participar.

[ABTM id=2415]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

16 − 5 =