Read Time:1 Minute, 28 Second

Era una noche oscura en una calle mexicana y los disparos crearon un eco ensordecedor. Un joven de 25 años, con el cabello ensortijado, caía abatido por balas de la dictadura de Gerardo Machado. En su partida de nacimiento estaba como Nicanor Mc Parland, hijo ilegítimo del sastre dominicano Nicanor Mella y la inglesa Cecilia Mc Parland, pero entraría en la historia como Julio Antonio Mella.

A su lado, Tina Modotti, su compañera en la lucha y el amor, ve como se escapa la vida al líder estudiantil, al fundador del Partido Comunista de Cuba, al creador de la Universidad Popular José Martí, dedicada a los obreros; el protagonista de una huelga de hambre que puso a la comunidad nacional e internacional al tanto de los crímenes del “machadato”, un hombre como pocos, que desde México buscaba la manera de reivindicar la dignidad cubana, siguiendo el camino de Martí.

El tiempo traería versiones diversas, historias macabras y un halo de misterio se tendería sobre aquella noche. Adys Cupul y Froilán González, periodistas e investigadores, en su libro Julio Antonio Mella en medio del fuego. Un asesinato en México, muestran pruebas irrebatibles de la implicación directa de Machado en el crimen.

Lo cierto es que el joven fue blanco de muchos intentos de asesinato, que sólo el 10 de enero de 1929 pudieron concretar. Mella fue un joven brillante, un hombre que luchaba por sus derechos, que sumaba a la lucha a los demás, líder indiscutible entre los estudiantes y a los cubanos. Por eso deseaban eliminarlo.

A las 10 de la noche del 10 de enero del 1929, sangre de un joven cubano empapa una calle mexicana, una mujer llora. Julio Antonio Mella entra para siempre en la eternidad.

[ABTM id=2415]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

seis + trece =