Read Time:5 Minute, 31 Second

El doctor Alexander García Laguna cumple misión internacionalista en Santa Lucía. Fotos: cortesía del entrevistado.

¿Un banense en la isla de Santa Lucía? Esa fue mi reacción ante la petición de una hermana amorosa. Vía Internet llegaba la sugerencia, con un argumento que no admitía discusión: “Es que mi mamá ha luchado tanto por sus hijos. Imagínate que nos crió sola a 3 siendo taquillera en la terminal, los logros de él serían un premio a ella más que a nadie”.

Imposible negarse. Las redes sociales hicieron posible el encuentro virtual, y del whatsapp saltaron los ojos azules del Licenciado en Enfermería Héctor Alexander García Laguna, y su voz firme presta a contar una experiencia marcada por la valentía y la esperanza

¿Cómo fueron recibidos en Santa Lucía?

“El recibimiento fue muy lindo, muy acogedor. Allí estaban las máximas autoridades del país, encabezada por su Ministra de Relaciones Exteriores. Hubo un momento muy emocionante, que fue cuando se mencionó a Fidel. Todos nosotros empezamos a llorar, recordando a nuestro máximo líder. Es una de las cosas más bonitas que me han sucedido como profesional, porque todos los cubanos amamos a Fidel, pero estar tan lejos de la Patria y ver como las personas lo mencionan con tanto agradecimiento es bello.”

“La brigada nuestra aquí en Santa Lucía está compuesta por 113 compañeros, de ellos 100 somos enfermeros especializados en diferentes programas de atención de salud en Cuba, por ejemplo, ginecobstetricia, nefrología, hemodiálisis, terapia intensiva. Estamos ubicados en diferentes centros de salud de esta isla. La mayor cantidad de enfermeros estamos en el Hospital Victoria, atendiendo pacientes con patologías respiratorias y positivos a la covid-19. El resto de los compañeros se encuentran en otra institución, prestando atención a otras patologías y colaborando con el personal de salud de esta nación, y en la atención primaria y los centros de cuarentena creados para aquellos que han regresado y se mantienen en aislamiento, sometiéndose a pesquizas periódicas, tanto por parte del personal de Santa Lucía como por la Brigada Médica Cubana.”

¿Cómo ha sido la experiencia en la lucha contra la Covid-19?

“Ha sido muy fuerte. En La Habana recibimos una preparación por parte del personal del Instituto Pedro Kourí, que nos ha servido de mucho aquí, pues nos enseñaron la manera correcta de atender a los pacientes con esta patología. Esta enfermedad ha marcado la historia de la humanidad, hay muchos fallecidos, y se debe tener mucho cuidado para asumir los cuidados de los enfermos, las medidas de protección para no contagiarnos. Es significativo resaltar que en nuestra Brigada ningún colaborador ha sido contagiado por el covid-19, y eso es un logro de la medicina cubana”.

¿Qué situación tiene esa nación con relación a la pandemia?

“La situación de Santa Lucía frente a la covid-19 es favorable, hasta ahora solo se han presentado una veintena de casos positivos, a raíz de que el país aplicó la cuarentena precozmente, así como el estado de emergencia y el toque de queda. Se cumplen a cabalidad las medidas de distanciamiento social, el uso de mascarillas, el lavado de manos obligatorio, y eso ha traído buenos resultados pues no se ha propagado la epidemia. No obstante, ellos piensan extender el estado de emergencia hasta el 30 de septiembre, pues se cree que muchas personas que en estos momentos están en otras islas del Caribe comiencen a arribar en estos meses y pueda producirse un rebrote de la enfermedad”.

¿Cuáles han sido los momentos más difíciles?

“El más difícil fue el primer día de trabajo. Tuve la oportunidad de ser el primero de la brigada en entrar al área de los casos positivos, donde había 11 personas diagnosticadas con covid-19. La mayoría eran asintomáticos, pero existía el miedo a lo desconocido, a que cualquier situación de negligencia podía contagiarnos, pero creo que estamos preparados profesional y psicológicamente para enfrentar este tipo de situaciones, y todo salió bien.”

“Nos hemos habituado a este país, a sus costumbres, al protocolo de trabajo y, sobre todo, hemos perfeccionado nuestra especialidad y también el idioma inglés”.

¿Existe el miedo?

“El miedo es algo innato a todos los seres humanos, creo que toda persona en un momento determinado puede sentir miedo, pero en la profesión de nosotros es más bien aprehensión, temor a las complicaciones que trae la covid-19. Todos sabemos que es una enfermedad que a las personas que son susceptibles o tienen padecimientos crónicos puede llevarlos a la muerte por el deterioro de las funciones del sistema respiratorio. Pero estamos preparados, recibimos un buen entrenamiento, por lo que estoy convencido de que todos los que estamos aquí de la Brigada Médica Cubana hemos cumplido con los protocolos de actuación, estamos sanos y listos para continuar la batalla”.

¿Se piensa en la familia?

“Claro que sí. Mi familia es un gran apoyo. Me comunico con ellos, mi madre, mis hermanas, mis niños. A ellos los adoro, los extraño mucho. Es la segunda vez que tengo la oportunidad de cumplir una misión internacionalista, estuve en la República Bolivariana de Venezuela durante 3 años y ahora llevo aquí 3 meses. La familia es la célula fundamental de la sociedad, y cuando uno está lejos anhela estar con la familia, añora estar con la gente del barrio, con el pueblo, con los compañeros de trabajo. Creo que Cuba es una gran familia.”

¿Ha existido algún caso que lo haya marcado hasta el momento?

“Ha ocurrido algo que ha marcado mucho a todos los integrantes de la Brigada, especialmente a mí porque estoy trabajando directamente con él. Llevamos 4 días atendiendo a un niño de nueve años, que llegó en condiciones críticas, en parada cardiorrespiratoria. El pequeño tiene sospecha de covid-19, tiene una neumonía aspirativa y deterioro de la función respiratoria. Pero estamos convencidos de nuestra labor, tanto de la parte cubana como la de Santa Lucía, y tenemos la fe y la convicción de que este pequeño se recuperará pronto”.

Un mensaje para su familia y el pueblo de Banes

“A mi familia, madre, hermanos, a mis tías, que también fueron mis madres durante toda mi infancia y apoyaron mis estudios, les mando un fuerte abrazo; a mis niños, que se cuiden, que se protejan, que su papá los quiere mucho, que los extraña; y al pueblo de Banes, que siga cumpliendo con las medidas de bioseguridad, la distancia en las calles, el uso de mascarillas, y sobre todo que tengan mucha fe en la Revolución y el sistema de salud de nuestro país, que el que ha salido afuera, sabe que es el mejor del mundo”.

[ABTM id=2415]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

One thought on “De Banes a Santa Lucía

  1. Maravillosa entrevista mis saludos a todos mis compañeros de trabajo que se encuentran trabajando con pacientes con covit mis respetos para mi compañero Alexander.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 − 7 =