Read Time:1 Minute, 9 Second

En blanco sobre gris se defiende el futuro, se denuncian injusticias, se enfrenta el crimen desde la inocencia. A los cubanos les sobran espacios donde saberse enormes, donde desafiar los temporales, y a pesar de todo, sonreír.

Es cierto que el Bloqueo económico, financiero y comercial estadounidense frena el desarrollo de nuestro país, e incide con especial crudeza sobre nuestras escuelas. Es cierto que la obra educacional resiste embates muy duros, que se palpan en los comedores de nuestros seminternados y escuelas internas, en nuestros medios de enseñanza, en el mobiliario y el estado constructivo de varias de nuestras instituciones educativas. Es verdad que nos apretamos el cinturón cuando hablamos uniformes escolares, de libretas cuadriculadas y cuadernos de trabajo, cuando soñamos con computadoras y laboratorios de ciencias y mil cosas más que llevan nuestras aulas y hoy no tenemos.

Pero la verdad más grande, la más enorme y más resplandeciente, es la alegría que no muere, la inocencia infantil que aprende desde pequeña que la respuesta no es “no se puede”, si no “cómo lo hago”. La ternura de una niñez que crece sabiéndose importante y feliz, y que hace que una mañana en el seminternado Ciro Redondo, de esta ciudad de Banes, el taller de creación de artes plásticas que atiende el instructor de arte Rolando Alvarez, en blanco sobre gris, diga que sí a la esperanza.

[ABTM id=2415]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 + 17 =