Read Time:4 Minute, 6 Second

Cuando se habla de riesgos y sacrificios en estos tiempos, es imposible no pensar en el sector de la salud. Mucho más, en posiciones claves como los Cuerpos de Guardia. Hasta la policlínica César Fornet Frutos, de esta ciudad de Banes, llegamos tras la labor de especialistas que a toda hora están listos para atender a los pacientes, aún a los que llegan sospechosos de covid-19.

En el centro hay dos Cuerpos de Guardia definidos, uno general y otro para los síntomas respiratorios, medida indispensable para la protección de los trabajadores y el resto del personal que llega hasta allí. Para entrar, se debe atravesar el filtro sanitario, y dejar recogido en documento oficial nombre, consultorio y carnet de identidad. Básico para el control, si fuera necesario.

En el Cuerpo de Guardia General encontramos a la enfermera Elsa Rodríguez, ataviada con el nasobuco, que ya se volvió parte indispensable del atuendo de su gremio, casi como las cofias. “Aquí tomamos todas las medidas necesarias para evitar cualquier contagio, tomando en cuenta que la primera es clasificar a los pacientes según sus síntomas.”

“Hasta aquí llegan quienes no tienen signos respiratorios, y son atendidos las 24 horas por médicos y enfermeras. Nuestra área de salud es bastante grande, y muchos dependen de este servicio asistencial para controlar enfermedades crónicas o brindar primeros auxilios, por eso estamos aquí. También funciona las 24 horas un sillón de estomatología, otro servicio muy demandado.”

“Claro que con la covid han cambiado las cosas, tenemos mucho más cuidado, somos más exhaustivos con las precauciones, el cumplimiento de los protocolos. Hay diversidad de síntomas de la enfermedad, y muchos pacientes asintomáticos, además de que el peligro del contagio es alto, por lo que cualquier cuidado es poco. Los pacientes que asisten acá lo comprenden, colaboran, desinfectan sus manos, pasan por el filtro podálico, se ve la disciplina.”

“¿Miedo?, claro” –sonríe- y mientras responde noto que los ojos se van llenando de una humedad que rápidamente oculta. “Tengo a mi familia, y es un riesgo más por ellos que por mí. Pero cumpliendo con todas las medidas, sé que voy a estar bien. La responsabilidad es lo primero”.

El Cuerpo de Guardia de respiratorio es un área que sobresale por la limpieza y el cumplimiento de las medidas establecidas. Allí se han tenido casos sospechosa de la pandemia que luego se han confirmado, en un área de salud que ha tenido varios eventos. Dora Rosa Lescay, licenciada en enfermería, da allí su aporte en esta, la primera trinchera de lucha contra el covid en la Policlínica. Es una mujer afable y de palabra fácil, y en medio de la tranquilidad que reina en el pequeño cubículo, nos cuenta de su funcionamiento: “Acá tenemos un equipo de 4 médicos y 4 enfermeras, es rotativo. Atendemos a todos los pacientes con síntomas respiratorios, incluyendo los que padecen de enfermedades crónicas como el asma bronquial.”

“Quienes llegan con síntomas que los hacen sospechosos tienen un tratamiento especial. Luego de una pesquisa profunda, según el historial epidemiológico, algunos son enviados a su área de salud y son aislados en sus viviendas bajo la atención directa de los médicos de la familia. Otros, con síntomas más específicos de la pandemia, se aislan aquí, en este mismo departamento, hasta que llega el transporte donde es trasladado para otro centro asistencial que realizará el seguimiento.”

“Contamos con todos los medios para nuestra protección, como el hipoclorito, tanto para superficie como para las manos, el jabón, el detergente. Tenemos las máscaras, los nasobucos, esta ropa que usted ve, ropa de aislamiento, toda de color verde, pijama, nasobuco y gorro. Al atender a pacientes usamos también la sobrebata, y luego se desinfecta tanto el local como las prendas de vestir en la lavandería del centro, donde se realiza el proceso de esterilización.”

“Hemos tenido casos que han sido positivos a la Covid, pero el local se desinfecta y se fumiga, y se toman todas las precauciones. Siempre hay su poquito de miedo, por eso hay que extremar las medidas. La enfermedad no tiene rostro. Cualquiera puede tenerlo y transmitirlo, esa es la razón por la que aquí en el departamento se trabaja como si todos los pacientes fueran positivos, para cuidarnos y poder seguir trabajando.”

“Todas las mañanas en la Policlínica, antes de comenzar a trabajar, se realiza una audiencia sanitaria con las personas que vienen a atenderse sobre la protección ante la pandemia. El mensaje es cuidarse. El país está complicado epidemiológicamente, el municipio no está exento de riesgos, así que la petición a la familia banense es a extremar los cuidados. Es lo fundamental”.

Vencer a la covid supera el actuar de un cuerpo de guardia en una unidad asistencial, pero desde allí comienza el milagro. Un milagro que viene de muchas caras y cuerpos escondidos tras telas salvadoras, decididos a dar dura batalla para eliminar al nuevo coronavirus.

[ABTM id=2415]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

One thought on “En la primera trinchera contra la covid

  1. Muy bueno el trabajo,al leerlo fui recreando en mi mente todos los procesos que se hacen a diario en el policlínico, el área de salud con más incidencia de casos positivos de Covid . Un compromiso diario con mantener el control de la epidemia caracteriza a nuestros trabajadores en cada uno de los frentes de batalla. El reconocimiento para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

16 − seis =