Read Time:2 Minute, 17 Second

Centro de todas las virtudes, núcleo de nuestra educación y responsable de nuestro futuro son las familias, y digo familias así, en plural, porque son varias las estructuras de este tipo que hoy conviven en nuestro país y el mundo.

El 15 de mayo se celebra el Día internacional de las familias, dedicado a concientizar a la población sobre la importancia de estas y sus principales problemáticas. Oportuno es entonces desmitificar un poco este espacio indispensable, y contribuir con el cambio de mentalidad que a todos nos debe llegar.

Son “familias”, pues la consabida “mamá papá y nene, hermanos y abuelos”, no es la única que existe, y ya es tiempo de legitimar las demás. Tienen muchos nombres, pero entenderemos mejor si les digo que tan familia es la de la madre y el padre con los hijos, como la abuela con los nietos, la tía con sus sobrinos, una madre sola con sus hijos o un padre, que también sucede. Y sí, también voy a decirlo, en otras partes del mundo y también aquí en Cuba están las parejas homosexuales masculinos o femeninas con sus hijos, adoptados o concebidos. Y son familias. Y cumplen la principal función: brindar amor, consuelo, educación y sostén económico a todos sus miembros.

Ya ese tiempo en que con los padres divorciados dejaba establecido que la familia era disfuncional de por sí, terminó. Cualquiera de las estructuras anteriormente expuestas, e incluso otras que pudieran existir, defienden hoy en día su valor, y hacia ella debe volcarse la intención positiva de la sociedad.

Discriminar o segregar no es la respuesta. Muchos ejemplos podrían ponerse de familias supuestamente completas, pero con miembros que no encajan en lo aceptado por la sociedad como decente o legal; y familias incompletas, casi siempre más pobres, con dificultades a veces extremas, y con integrantes que son caracterizados por todos como excelentes personas.

Y qué decir de las reconstruidas, como si fueran obras de ingeniería, esas a las que les falta una columna y se le sustituye a veces por un apuntalamiento débil, otras con un horcón. Esas también son familias, esos integrantes también asumen su papel, y tiene importancia vital en la formación de los más nuevos, la protección de los ancianos, la manutención de todos.

No hay mejor lugar para aprender a amar, a luchar, a defenderse, a vivir. Teniendo esa fuerza a tus espaldas, todo es posible, o al menos, alcanzable.

La familia hoy, la cubana y la extranjera, se ha unido más que nunca o ha visto surgir sus mayores temores. Epidemias y aislamiento le han sacado lo mejor y lo peor. Sirva este día para reflexionar sobre las nuestras, cómo las construimos, cómo las formamos, cómo las mejoramos.

[ABTM id=2415]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × 4 =