Read Time:2 Minute, 14 Second

“En mi perfil respetamos a todos, pero bloquearé a quien venda medicamentos”, así más o menos me lo he encontrado en las redes sociales, a veces ríspido y fuerte, a veces en tono de concientización. La situación es difícil, hoy yo necesito la azitromicina, pero quizás seas mañana tú.

Parar la venta ilegal de medicamentos es un reto enorme para Cuba. Se ha hecho normal escuchar en la calle y hasta ver en las redes no solo las peticiones desesperadas que incluyen un doloroso “pago lo que sea”, sino también las ofertas de cualquier tipo de medicamento a precios tan exorbitantes que uno se detiene a pensar: “¿Esta gente sabe lo que hace?¿Entenderán que de un medicamento puede depender una vida?”. Y hay escasez, y los precios subieron, pero por no comprarse un jean, hasta hoy, que yo sepa, nadie se ha muerto, pero por un medicamento…

Las opiniones se encuentran y desencuentran en las redes. Y por suerte son mucho a los que donan, y hasta grupos de Facebook y Whatsapp para pedir y donar se han organizado, pero el negocio sigue a partir de los muchos que hoy enferman de covid y de otras infecciones, que el dengue no nos da cuartel y hasta el catarro común anda por ahí. Este sería momento para amar y unir, no para enriquecerse con  una madre que llora o con una hija que ve agonizar a un padre.

Cortar el mal de raíz es la palabra de orden para los puestos de dirección en los consejos populares, estructura que reúne a delegados de circunscripción, representantes de organizaciones de masas y políticas, y entidades como la Policía Nacional Revolucionaria. En el consejo popular Nicaragua el reto es grande, pues siguen una línea que debe llegar hasta la entrega de recetas por complacencia en consultorios médicos, la presencia en las colas de revendedores con un número importante de recetas emitidas a varios pacientes y muchas otras aristas del tema. Para que tengan éxito, es indispensable el trabajo mancomunado y firme de la dirección de Farmacia y su red de instituciones, Salud Pública en su atención primaria, la exigencia y el control de los factores comunitarios y la actuación de los agentes del orden para detener una acción que además de constitutiva de delito, habla muy mal de los valores humanos, de la empatía y la solidaridad que debiéramos tener.

Hay que aprender a endurecer el corazón sin perder la ternura. Este tiempo de crisis viene a recordarlo. Devolver a una familia la alegría es lo que debe movernos hoy, no el ansia de ganar unos pesos más, a costa del sufrimiento de nuestros hermanos.

[ABTM id=2415]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte + dieciocho =