Read Time:2 Minute, 1 Second

¿Qué es el estilo? Se preguntan muchos que se deciden por profesiones donde es necesario marcar la diferencia, trascender. Y podría cada diccionario definirlo a su forma, con su enfoque. Pero como todo en la vida pasa por el cristal de quien lo mira, para el periodismo en Banes, para el periodismo deportivo en específico, el estilo tiene un nombre: Alfredo Ballester Sánchez.

A Ballester lo recordamos con las gorras irrenunciables, con su paso madrugador para llegar a la emisora, rápido, porque la radio no espera. Recordamos su sapiencia infinita y la manera tan suya de defender las opiniones. En él perdieron los aficionados del Barcelona Fútbol Club a uno de sus principales aliados, fiel, dedicado, feliz de gritar todas sus victorias y llorar sus derrotas. Pero no se piense que por eso se encontraba separado de la afición madridista, con la que compartía a gusto cada vez que sus pasos lo llevaban hasta su sede. Sin embargo, ante todo, era periodista.

Periodista de esos de abrazar la profesión hasta con los tuétanos, de dominar a la perfección los géneros y las técnicas, de descubrir la noticia donde quiera que se escondiera. El deporte lo llevaba en la sangre, sobre todo el balompié, al que dedicó gran parte de su apasionada carrera profesional. Y recorrió toda Cuba tras el equipo Holguín en aquellas transmisiones radiales que han quedado en la memoria, hasta llegar a ese momento glorioso y sublime, en el que pudo gritar a voz en cuello, en una cancha santiaguera: “Holguín, Campeón Nacional de Fútbol”. Ese instante quedaría grabado en el corazón de los holguineros, pero de los banenses en especial, con la marca inconfundible de su voz.

Ballester le puso alma al fútbol de Banes, dibujó con sonidos cada pase, cada falta, cada gol. Llevó el sagrado Turcios Lima hasta los hogares, volviéndose indispensable cuando la radio se vestía del deporte más hermoso del mundo.

Por eso es el estilo, la clase en vivo y directo, el ejemplo a seguir sin miedo a equivocarse. El listón quedó alto para los que tras él vivimos por y para el periodismo. Se ganó un puesto entre los grandes narradores y comentaristas deportivos del país, y otro, más cálido y dulce, en el corazón de la gente de La Ensenada. Al final, habrá muchos que al fútbol le den colores, pero un solo Ballester.

[ABTM id=2415]

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 − 15 =