Read Time:2 Minute, 39 Second

Una vez más la política sucia de Estados Unidos deja su huella, esta vez en el campo del deporte, la no invitación a Cuba a la venidera Serie del Caribe que se celebrará del 1 al 7 de febrero en San Juan, Puerto Rico ( hermana nación que desgraciadamente cuenta con el vergonzoso sello de estado libre asociado, una frase usada por los yanquis para enmascarar el coloniaje que ejercen sobre el bravo pueblo Borinquén) alegando supuestas dificultades con el tiempo disponible para tramitar los visados estadounidenses necesarios para entrar a la isla caribeña, es muestra de ello.

A las crecientes sanciones económicas, que los que se creen amos y señores del mundo impusieron contra el pueblo cubano en el finalizado 2019, y que forman parte de un bloqueo de más de sesenta años que tratan de vender al mundo como medidas contra el gobierno revolucionario de la mayor de las Antillas, (gobierno que lleva años cometiendo el terrible delito de tomar sus propias decisiones, de no dejarse pisotear, de haber hecho una revolución a 90 millas de su territorio, de entender de verdad lo que significa la tan manipulada palabra libertad) se suma ahora este nuevo capítulo anticubano.

Se toma al béisbol en este caso, por lo que representa para nuestro país, en esta tierra la pelota es el deporte nacional, es pasión e identidad, es cubanía. Por ese motivo tratan de mancillarlo, no es casual que cuando se alcanzó un acuerdo histórico entre la federación cubana de béisbol y la MLB, que permitía ( de manera legal y segura) jugar a los cubanos en el mejor béisbol del mundo, sin tener que estar sometidos al tráfico de personas y a la bochornosa firma de un documento donde renuncian a cualquier vínculo con la patria que les vio nacer, cargaron contra el acuerdo los elementos anticubanos ( que por suerte son minoría dentro los cubanos residentes en Estados Unidos) y luego el fantoche de la casa blanca rompió ese acuerdo. Tampoco es casual las acciones contra la liga profesional de béisbol de Venezuela en 2019 (otra nación que piensa con cabeza propia).

Desgraciadamente la Confederación de béisbol del Caribe encargada de organizar la Serie del Caribe, carece de voz propia y tiene que acatar las ordenes de sus dueños del norte. Incluso olvidando que no existe nación en este deporte con mayor palmares internacional que Cuba, que somos fundadores y creadores de este evento, que estamos entre los máximos ganadores de la justa(incluso sin participar durante varias décadas), que cuando nuestra liga no pasa por sus mejores momentos, aun así fuimos capaces de llegar a dos finales y ganar una en 6 años.

Lo cierto es que este torneo no será jamás el mismo sin Cuba, así como no lo sería sin ninguno de sus miembros fundadores y que por derecho propio tienen ganada su invitación a este longevo torneo.

Lo que no va a entender jamás el imperio es que puede presionar y montar planes mezquinos (incluso en áreas que son para hermanar naciones y no apartarlas, como los deportes) pero nunca podrán doblegar a una nación cuya dignidad no tiene precio, a las malas más nos crece el patriotismo. (RHC)

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × 2 =