Read Time:2 Minute, 52 Second

Sobre el tapete en todos los mercados está la duda de si el dólar pudiera terminar su reinado en las casas financieras mundiales, y los motivos para ello.

Tal preocupación aparece en momentos críticos para las finanzas, sobre todo si se tiene en cuenta la guerra comercial iniciada por los Estados Unidos contra China, y que ya impacta en muchos otros mercados.

Money and Banking y la revista El Economista, analizan estos elementos a la hora de tener una mirada crítica sobre el billete verde estadounidense.

Recuerdan que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quiere un dólar más bajo.

El mandatario se queja de la sobrevaloración de la moneda americana. Sin embargo, ¿tiene derecho a acusar a otros países de manipulación de la moneda? ¿No es la posición del dólar estadounidense en el escenario monetario internacional una manipulación por derecho propio?

Los cuestionamientos continúan entonces al indagar en ¿Cuánto se benefició Estados Unidos del papel global del dólar, y está llegando a su fin este privilegio exorbitante?

Para los analistas de las publicaciones mencionadas, Trump tiene razón. El dólar americano está sobrevalorado.

Según la última versión del Big Mac Index de la revista The Economist, por ejemplo, sólo tres monedas están por encima del dólar estadounidense.

Sin embargo, la razón principal no es la manipulación de la moneda, sino el hecho de que el dólar estadounidense es la principal moneda de reserva internacional.

Esto es una bendición y una maldición. Es una bendición porque el país que emite la principal moneda de reserva internacional puede tener déficits comerciales sin preocuparse por una creciente deuda externa.

Debido a que la deuda externa estadounidense está en la propia moneda del país, el estado siempre puede cumplir con sus obligaciones externas, ya que puede producir cualquier cantidad de dinero que desee en su propia moneda.

Sin embargo, la situación de las reservas internacionales viene acompañada de la maldición de que los persistentes déficits comerciales debilitan la base industrial del país.

En lugar de pagar por la importación de bienes extranjeros con la exportación de la producción nacional, los Estados Unidos pueden simplemente exportar dinero.

El comportamiento de la economía estadounidense en el siglo XX se debe en gran medida al papel predominante del dólar estadounidense en el sistema monetario internacional.

Una gran parte de la consecución de este papel fue el resultado de la supremacía política y militar que Estados Unidos había ganado después de la Primera Guerra Mundial.

Aún hoy, la posición del dólar estadounidense en el mundo de las finanzas representa un pilar importante de la prosperidad en el país, y proporciona la base para la expansión de la presencia militar de Estados Unidos en todo el mundo.

En contraste con el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, la base de la expansión global del dólar en los años noventa no fue la fortaleza económica, sino la creación de deuda.

Con esta creación de deuda llegó una nueva fase de expansión global del dólar. Pero el sistema actual se caracteriza por la vinculación de las monedas extranjeras al dólar de los Estados Unidos o la utilización del dólar como moneda de referencia.

Esta vez, son principalmente los países del sudeste asiático, en particular China, los que practican esta política de manera informal, pero con una ventaja similar a la que una vez disfrutaron los países de Europa Occidental, de ahí que en algún momento termine el reinado del dólar. (Cubasí)

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

doce + 7 =