Read Time:2 Minute, 37 Second

¿Qué el pitcheo es una de las cartas de triunfo más sólidas en un juego de pelota? Es cierto. ¿Qué si se trata de Lázaro Blanco la garantía es casi infalible? También.

Precisamente esas fueron dos de las claves del triunfo de Granma 3-2 sobre Matanzas en el primer juego de la final de la 60 Serie Nacional de Béisbol.

La hermeticidad del pitcheo del espigado diestro granmense, quien igualó con cinco victorias en postemporada a otro tridente de pesos pesados desde la lomita: José Ariel Contreras, Miguel Alfredo González, Vladimir García y Freddy Asiel Álvarez. En el caso de Contreras, Miguel Alfredo, y Vladimir, igualmente sin descalabros.

Durante ocho actos en los que compiló 102 lanzamientos redujo a la batería yumurina a dos limpias, ambas por cuadrangulares en solitario de Yadil Mujica y Aníbal Medina, justamente los hombres de la tanda de los actuales monarcas que más ajustados han estado al bate. Cuatro indiscutibles en definitiva soportó el as monticular de los Alazanes, con su habitual pitcheo incómodo, mordiendo las esquinas, a ritmo de tres ponches y un boleto.

Bien respaldado en defensa y relevado de maravillas por Carlos Santana, sin conceder libertades en el noveno.

Fue el duodécimo éxito de Blanco frente a un solo revés y el noveno rescate de Santana.

 La vida es ingrata. Y esa es la lección que sacó el zurdo yoanni Yera del duelo. Pudiera afirmar que fue su apertura más sólida de la postemporada más allá del veredicto adverso, su segundo frente a los granmenses en instancias decisivas.

Hablo de 11 estrucados, apenas una transferencia, cinco inatrapables y tres limpias, solo que del otro lado se encaramó Blanco, y los suyos no pudieron hacer sonar el madero.

Se cumplió entonces uno de mis vaticinios antes del play ball, en un choque que se mantuvo impecable en defensa y con los nervios desterrados por una y otra novena, más allá del corring con e3ntrada noble de William Luis a tercera, enfriado por Alexquemer Sánchez desde la lejana pradera derecha:

Matanzas partía y sigue siendo ligeramente favorito, pero Granma es un hueso durísimo de roer, lo cual confirma que estaremos en presencia de una serie al mejor de siete de poder a poder.

Factores claves:

  1. Un juego encarrilado, con dominio de pitcheo, por lo que la principal variable de triunfo fue la encomiable faena por enésima ocasión de Lázaro Blanco.
  2. Bateo oportuno en la baja de la quinta, donde los vencedores conjugaron el doble de Alexquemer Sánchez con el boleto a Roel Santos y el triple limpiador de almohadillas de Osvaldo Abreu, uno de los puntales ofensivos de esta versión de Granma desde la etapa regular.
  3. Del tercero al sexto turno de Matanzas se fueron de 14-0. Con semejante rendimiento de los baluartes encargados de producir carreras, resultaba casi imposible alzarse con un veredicto favorable.

Por ahí andan los tiros. Este lunes tendremos el segundo acto de este suspense, con Noervys Entenza y el zurdo Leandro Martínez como protagonistas desde la colina de los martirios. Usted y yo, estamos citados frente a los telerreceptores para captar y reflejar las incidencias del duelo.

(Tomado de Cubasí)

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × uno =